Por: Mtro. Enrique De Leija

SNTE. “Por la educación al servicio del pueblo”

SITEM. “Por los trabajadores y la educación en México”

CNTE. “El maestro luchando también está enseñando”

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE),  es el mayor en Latinoamérica y titular del Contrato Colectivo de Trabajo, suscrito por su dirigente y las autoridades laborales en México. Su actual presidente nacional es el Profesor Juan Díaz de la Torre, quien fue electo para un periodo de 6 años, como lo establece el artículo 83 de los Estatutos del sindicato.

Los Comités seccionales son electos por un periodo de 4 años, por lo que en este 2016 se acaba elegir al líder en Tamaulipas, resultando electo el Profr. José Rigoberto Guevara Vázquez, quién estará en ese cargo hasta el año 2020.

El SNTE cuenta con 61 Secciones distribuidas en las principales ciudades del país, correspondiéndole a Tamaulipas la Sección XXX.

Por acuerdo del Congreso Nacional de Trabajadores de la Educación, de diciembre de 1943, se constituyó la agrupación nacional de trabajadores de la educación para el estudio, defensa y mejoramiento de sus intereses comunes.

ESTATUTOS DEL SNTE

Artículo 10. El Sindicato tiene como objeto social y fines:

  1. Defender los derechos laborales, sociales, económicos y profesionales de sus miembros;
  2. Mantener la unidad de sus integrantes a nivel nacional y defender la autonomía sindical;

III. Luchar por el desarrollo personal y el logro de las aspiraciones de sus agremiados;

  1. Pugnar por el fortalecimiento del Sistema Educativo Nacional, en apego al contenido del Artículo Tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos;
  2. Promover y orientar la participación de la sociedad en el proceso educativo;
  3. Pugnar por el mejoramiento, calidad y equidad de la educación;

VII. Promover la incorporación de los contenidos regionales a la educación nacional y contribuir a la eficiencia del Sistema Educativo Nacional;

VIII. Promover el establecimiento de condiciones de trabajo compatibles con las necesidades particulares de cada entidad de la República Mexicana;

  1. Promover la revisión periódica de las condiciones de trabajo, formación, actualización, capacitación y superación profesional, evaluación y estímulos al servicio de los trabajadores de la educación, sobre parámetros vinculados al mejor desempeño;
  2. Promover que se garanticen e incrementen los niveles de escolaridad de grupos marginados, favoreciendo la Educación Indígena, bilingüe y pluricultural, la alfabetización, la conclusión de la Educación Básica, la capacitación productiva y la Educación Media Superior y Superior; y,
  3. Pugnar por el fortalecimiento del carácter Unitario, Nacional del SNTE, así como por la Autonomía, Democracia, Pluralidad, Compromiso Educativo y Transparencia.

Por otro lado, como alternativa para los maestros que no estaban conformes con sus dirigentes, se creó otro en el año 2011: el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Educación, siendo su dirigente el Profr. Juan Carlos Villanueva Martínez.

La nueva organización sindical se formó con un grupo de maestros que abandonó el SNTE y agrupa a cerca de 8,000 trabajadores en los estados de México, Puebla, Quintana Roo, Querétaro, Veracruz, Guanajuato, Colima y el Distrito Federal.

En ese mismo año, se organizaron en Tamaulipas para crearlo pero ya no tuvimos información veraz si se fundó o no.

Cabe mencionar que el sindicato independiente no es la única fuerza opositora al SNTE, también está la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, (CNTE), misma que surgió en 1980 y según sus dirigentes cuenta con más de 100, 000 integrantes, los principales líderes opositores son los profesores Artemio Ortiz, Rubén Núñez, Juan José Ortega y Francisco Bravo.

Desde sus inicios se ha caracterizado por exigir, a través de marchas, plantones y paros laborales, lo que ellos consideran arbitrariedades a sus derechos constitucionales.

La CNTE nació como una contracorriente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y actualmente se oponen a la reforma educativa, planteada por el Ejecutivo federal y aprobada en el Congreso de la Unión.

También existen otras agrupaciones de maestros en algunos estados, quienes están radicalizando sus movimientos en contra de la reforma educativa.

Por último, quiero manifestar mi opinión referente a los actos poco pacíficos de los maestros organizados. Estoy de acuerdo que las manifestaciones públicas son necesarias para lograr mejores niveles de vida de los educadores, pero creo que deben replantear sus estrategias para no afectar a los niños y a la sociedad en general, no se diga a los comerciantes de las zonas en las que realizan sus protestas.

¡Consummātum est!