julio-erazoPor: Julio Erazo Macías Rodríguez

Por cierto de nuevas tecnologías y de inteligencia artificial, en 2014 varias agencias de noticias revelaban el “nacimiento” de un androide capaz de tomar decisiones: VITAL “Validating Investment Tool for Advancing Life Sciences” (Herramienta de Validación de Inversión para el Avance de las Ciencias de la Vida); el dueño de la compañía japonesa Deep Knowledge Ventures, especialista en proyectos de biotecnología y medicina, decidió incluir dentro de los directivos de la empresa a un robot con inteligencia artificial avanzada.

Este autómata puede tomar decisiones muy importantes relacionadas con el futuro de la empresa, lo que lo posiciona para ser el primer androide del mundo en tomar este cargo, dado a su habilidad para analizar datos, tendencias y aspectos del consejo directivo que un ser humano puedo pasar por alto.

Cuando se daba a conocer esta noticia al mundo, el reconocido científico Stephen Hawking alzó la voz diciendo que era un gran avance para la tecnología de inteligencia artificial, pero podría ser la última. El científico expresó su preocupación pues, a su parecer, el desarrollo de los androides en un futuro hará que nosotros los seres humanos pasemos a ser esclavos de ellos y que con su inteligencia creciente y más autónoma podrían aniquilarnos. En mi opinión particular, un androide sigue siendo una computadora programable y sólo el ser humano tendrá la central donde se controlen dichos androides. Siguiendo al tema, VITAL está destinado a una compañía farmacéutica con base en Hong Kong y que a la fecha ha realizado dos trabajos exitosos.

Pero ¿cuál es el trabajo real de VITAL?: buscar tendencias futuras en las bases de datos de las empresas y predecir inversiones exitosas en el área de la biotecnología, oncología, medicina regenerativa, medicina personalizada, fármacos y Bioinformática.

En un artículo posterior platicaremos sobre la Bioinformática que es una rama de las tecnologías que involucra el Big Data y una programación algorítmica a detalle, para sustentar las tomas de decisiones en las empresas como lo hace VITAL.

Volviendo a VITAL, mucho de ustedes se preguntarán ¿Por qué utilizar un androide para tomar decisiones, y hacerlo parte de la directiva de una empresa?

La compañía japonesa dice que el ser humano es muy emocional y subjetivo, lo cual hace que cometamos errores; en cambio las máquinas pueden tomar el camino correcto con base en la intuición y la lógica, además, yo puedo añadir que el cansancio por el ritmo de trabajo que tenemos los humanos también nos llevaría a cometer errores o dejar pasar por alto datos importantes en los negocios e inversiones.

Se espera que el robot en un futuro pueda tomar decisiones autómatas y de inversión y que no solo sirva como consejero, si no que pueda votar en reuniones de la directiva.

Hasta el año 2014, VITAL aún estaba conectado con cables a un manejador. En estos años, se ha estado trabajando con un equipo de inteligencia artificial para poder desconectar los cables y que todo opere desde la cabeza, así como en los años venideros pueda ser considerado el Presidente de la empresa y todos tendrán que reportarse con VITAL (fuente: Agencias)