Por: Julio Erazo Macías Rodríguez

En la participación anterior, entré en materia del espacio, dejando atrás un poco la tecnología informática de lleno, pero si nos ponemos a pensar un poco, nuestro presente está rodeado de los enigmas y del cada vez más estudiado: ESPACIO.

El espacio es un tema que por miles de años ha sido observado, analizado, visitado, aunque muy cerca a nuestro hábitat; para mí es un tema apasionante, que también me lleva a muchas preguntas, me imagino que al igual que tu amigo lector.

La primera pregunta que nos hacemos: ¿el espacio es vacío? Y creo yo que desde hace un par de años nos han aclarado los científicos que el espacio no es vacío, contiene materia visible y materia oscura, en las cuales se generan fuerzas para organizar el enorme mar de materia. Otra pregunta y no menos importante es ¿de qué tamaño es ese espacio?, que después lo traducimos a Universo. En sí, es imposible medir ese tamaño y la primera causa de ello es que los instrumentos actuales para medir, sólo tienen la visibilidad de lo que se llama ESPACIO OBSERVABLE.

Imagínate que el universo es una bodega enorme, en el centro de la bodega hay una manzana, una semilla de esa manzana es nuestra galaxia, la manzana es el espacio observable desde esa semilla, ¿qué quiere decir? Que nosotros, desde esa semilla, sólo alcanzamos a ver lo que hay dentro del espacio que podemos observar con nuestros instrumentos (la manzana) y el demás espacio (la bodega), no sabemos de qué tamaño es, ni que hay.

Existen teorías deducibles de lo que hemos podido observar y aquí entra otro factor, EL TIEMPO, que no es más que la sucesión de eventos en este espacio y que, hasta el momento, sólo se ha comprobado que es lineal.

El espacio observable tiene un radio de 1,37 x 1026 m, un volumen de 1,09 x 1079 m3 y una masa de 9,27 x 1052 kg, por lo que la densidad masa-energía equivalente es de 8,46 x 10-27 kg/m3

Pueden ser medidas estratosféricas en comparación de las nuestras en la Tierra, pero a nivel espacio son cortísimas. El universo observable es tan solo aquella pequeña parte que podemos detectar del universo total. El universo observable o local, al tener una geometría plana, ha supuesto que como mínimo el universo total sea mucho más grande o, incluso, éste pueda ser de tamaño infinito.

Y para ponerle más misterio, donde el tiempo juega su papel importante, cuando observamos cualquier punto del universo es el tamaño aparente, esto es, el tamaño basado sólo en el recorrido de las ondas de luz desde su primera fuente de emisión y corresponde a un radio aproximado de 13.700 millones de años luz. Es un tamaño relativo pues proviene del pasado, de estados más densos del universo y no contempla el estado de uniformidad u homogeneidad de la densidad actual a otros puntos, tras una posterior expansión del universo

En mi opinión, cualquier punto del universo que veamos es un tiempo específico en el espacio y, para mí, esto puede explicar un poco la tercera pregunta que nos hacemos y nos inquieta, ¿estamos solos en el universo? Para concluir, imagina que en nuestro espacio observable sólo existimos nosotros y, más allá de ese espacio observable, existen otros seres vivos.

Primero, ¿qué tipo de tecnología deben tener para poder encontrarnos y observarnos? Nosotros no los vemos por qué están más allá de lo que podemos observar; después, visitarnos. Por la posición entre ellos y nosotros, sus observaciones estarían basadas en el momento en que la luz que emitimos desde la tierra viajó la distancia y el tiempo hasta donde están. Suponiendo que sea a 65 millones de años luz de la tierra, al momento de apuntar sus aparatos para observarnos, estarían viendo lo que hace 65 millones de años había en la tierra y, según estudios, se estaban extinguiendo los dinosaurios.

Esto significa que, en estos momentos, dichos seres estarían observando caos en el planeta y, por ese motivo, determinan no venir, ni dar señales de vida, ya que estarían enviando señales a un planeta con tal caos.

Tema de gran estudio y que tal vez nunca descifremos.