Por: MELITON GUEVARA CASTILLO.

Para fungir como servidor público, nos dicen, es necesario que cada uno tenga una vocación de servir. Sin embargo, el siglo pasado, ya un sociólogo hacía notar que habían funcionarios públicos que no servían, que se servían. Y es ahí cuando, necesariamente, se tiene que tocar el tema de la ética de los servidores públicos. Lo recuerdo, ahora que se vuelve sobre el tema de las becas estudiantiles.

Primero fue Alejandro Cervantes, como titular del Instituto respectivo en su momento, en el mes de noviembre del año pasado, cuando hizo notar la irregularidad que se había encontrado al otorgar becas: que se concedieron, dijo en aquel momento, sin cumplir los requisitos y fueron por 25 mil pesos mensuales. Algo sucedió, el tema se olvidó, incluso, hasta se quedó sin chamba.

NO ESTABAN INSCRITOS.

Ahora fue otro servidor público: Mario Andrés Leal Rodríguez, titular de la Unidad Ejecutiva de la SET. La nota de Shalma Castillo, en El Diario, no deja ninguna oportunidad de dudar de la veracidad de lo que sucedió. Se destapa una cloaca tremenda: uno puede, de pronto, admitir que se proporcione una beca a quien, por ejemplo, no tiene buen promedio, porque la necesita, pero que las becas se den a alumnos que ni siquiera estén inscritos en un plantel.

Muy a la mexicana, sin duda, diría uno: no tienen ma…Las palabras del servidor públicos son claras: “al momento de revisar becas tuvimos casos de duplicidad, niños que no existían, o que el cobro del apoyo que se da en el centro de estudio lo estaban haciendo en el centro de trabajo, todas esas irregularidades se están atendiendo en la Contraloría del Estado”.

INTENCIÓN DE HACER DAÑO.

Cuando se habló la primera vez del mal uso de las becas dio coraje. Coraje porque nos enteramos que se las dieron a jóvenes que, dada su pertenencia a familias bien, no la necesitaban. Pero que, con toda intención, digamos con dolo al presupuesto, se busquen nombres, se hagan trámites, para estudiantes fantasmas, provoca náuseas: quienes lo hicieron, se quedaron con el dinero, merecen un castigo, no solamente la separación del cargo.

Casos como el descrito por Mario Leal han sucedido en otras áreas o dependencias. Mucho se habló, por ejemplo, de irregularidades en Obras Públicas, de aviadores en casi todas las dependencias. Cecilia del Alto, la titular de Obras Públicas, incluso mencionó el cobro del diezmo y de obras no concluidos o unas hasta fantasmas. Pero, a varios meses de eso, la pregunta es: ¿fueron declaraciones mediáticas? Porque, dicen, la Contraloría sigue investigando y mientras se van destapando una que otra cloaca.

DUEÑOS DEL PATRIMONIO PÚBLICO.

De manera cotidiana los medios de comunicación, entre ellos las redes sociales, hacen notar hechos de corrupción. Sin embargo, hay que hacer notar un detalle: unos son tan burdos y otros más sagaces. Por ejemplo, Karime Macías anotó en su libreta: “merezco abundancia” una y otra vez. Se ha documentado que ella fue la principal operadora, a la que reportaban, pero la autoridad sale que no hay nada, no hay forma de ligarla con los actos corruptos de su marido, de Javier Duarte.

La expresión de Karime lo dice todo: “merezco abundancia”. Y eso es lo que piensan, la gran mayoría de los servidores públicos, que sin moral –sin distinguir el bien del mal-, aprovechan cualquier oportunidad que les brinda el cargo público para obtener beneficios, prebendas y prerrogativas. No es por nada, pero un día en una conversación alguien dijo: “Piensan que no hacen nada malo (robar), creen que el dinero público es para ellos”.

LA CORRUPCIÓN SOMOS TODOS.

Nos han dicho siempre que todo es cuestión cultural: que México es campeón de la corrupción y así lo evidencian los estudios. El ejemplo, nos han dicho, es la mejor forma de educar: en este sentido, el Presidente Enrique Peña Nieto, buena parte de sus colaboradores, de gobernadores, alcaldes, diputados y senadores, predican, pero con el ejemplo de la corrupción. Por eso, generación tras generación, es lo mismo: no dejar nada, porque los que vienen son bien ratas.

Comentarios:

meligue@prodigy.net.mx

http://melitonguevara.blogspot.mx/