Ciudad de México. El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, manifiestó su más amplia y enérgica condena ante el “artero asesinato” del titular de la Comisión de Derechos Humanos de Baja California Sur, Silvestre de la Toba Camacho y de su joven hijo Fernando de la Toba Lucero; así como del estado grave en el que se encuentran su esposa y su hija.

A nombre de la CNDH, el ombudsman nacional exigió a las autoridades estatales y federales realizar una investigación inmediata y a fondo que ubique a los asesinos y los ponga ante la autoridad correspondiente para que este crimen no quede impune.

Envió su pésame, condolencias y solidaridad a los familiares y compañeros de la Comisión Estatal de Baja California Sur, así como a los amigos de Silvestre de la Toba Camacho.

La CNDH emitió medidas cautelares para garantizar la seguridad de los familiares de la Toba Camacho y de todo el personal de ese organismo local, previo acuerdo con la persona que sea designada para hacerse cargo del despacho del ombudsman de Baja California Sur.

“La Presidencia de la CNDH ha recibido de parte del gobernador de esa entidad federativa el compromiso de una investigación expedita y a fondo para esclarecer estos condenables hechos”, se informó en un comunicado.

LaJornada