En Campeche, del 4 al 6 diciembre, se efectuará el 4° Congreso Internacional El Patrimonio Cultural y las Nuevas Tecnologías; participarán pioneros de la arqueología subacuática. Con esta edición del evento académico, el INAH se refrenda a la vanguardia en la aplicación de estas herramientas en temas del patrimonio cultural

La cuarta edición del Congreso Internacional El Patrimonio Cultural y las Nuevas Tecnologías marca un hito en la realización de este evento académico. Por vez primera sale de la capital del país para instalarse en la ciudad fortificada de Campeche, y en una ocasión única, se enfoca en los desarrollos tecnológicos aplicados a un ramo concreto: la arqueología subacuática, que en las últimas décadas ha explotado su uso a favor de la investigación, protección y divulgación del legado cultural que yace en las aguas continentales y marinas de México.

Con esta actividad, que reunirá del 4 al 6 diciembre a destacados especialistas adscritos a instituciones académicas de México, Estados Unidos, Chile y Francia, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se refrenda como institución a la vanguardia en Latinoamérica en la exploración de estas herramientas coadyuvantes en los estudios dedicados al patrimonio cultural.

Cerca de 40 conferencias, cinco de ellas de carácter magistral, se impartirán en el Auditorio Justo Sierra de la Universidad Autónoma de Campeche. Detrás de las investigaciones que se compartirán con el público interesado, está el trabajo de alrededor de 60 especialistas, entre los que destacan Xavier Nieto Prieto, Pilar Luna, James Chatters y Michel L’Hour, considerados pioneros de la arqueología subacuática y defensores de los bienes culturales sumergidos.

El congreso internacional al que convoca el INAH, a través de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones (CNME), se divide en 10 mesas, cuatro de las cuales están dedicadas al tema del legado sumergido; destaca la participación de expertos de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) y otros más procedentes de instancias académicas de Veracruz, Campeche y Yucatán.

El encuentro se realizará en Campeche, ciudad inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, entre otros aspectos por su devenir histórico fuertemente vinculado al mar. Cabe destacar que en más de 30 años de investigación, la SAS ha reportado 425 sitios de patrimonio arqueológico sumergido en el Golfo de México y el Caribe, de éstos, 170 se localizan en aguas del estado anfitrión.

La primera conferencia magistral: Ciencia de investigación histórica o técnicas diversas, la dictará el doctor Xavier Nieto Prieto, quien ha participado en una treintena de campañas de arqueología subacuática en España, Turquía, Italia, Francia, Marruecos, Haití, Panamá, en estos dos  últimos países en el supuesto hallazgo de la carabela Santa María de Cristóbal Colón y del galeón San José, respectivamente.

A partir del papel que ha desarrollado en la National Geographic Society, el arqueólogo y antropólogo Fabio Amador abordará las tecnologías de visualización: fotografía, cinematografía y otras herramientas multimedia, usadas en el registro arqueológico para proporcionar nuevas formas de captura de datos y documentar la experiencia de realizar investigación y exploración.

En el 4° Congreso Internacional El Patrimonio Cultural y las Nuevas Tecnologías se darán a conocer los últimos avances del Proyecto Arqueológico Subacuático Hoyo Negro, dirigido por el INAH con el respaldo de la National Geographic Society. Cabe recordar que el equipo internacional de investigadores y buceadores que lo conforman descubrió en este sitio el esqueleto casi completo de “Naia”, una mujer americana del Pleistoceno, junto con una variedad de animales extintos de este mismo periodo.

Pilar Luna Erreguerena, investigadora emérita del INAH, y James Chatters, codirector de dicho proyecto, hablarán de lo que representa cumplir con los desafíos técnicos de la investigación bioarqueológica y paleocológica en un entorno de agua profunda, caso del contexto de Hoyo Negro, un pozo profundo —a más de 40 metros bajo el nivel del mar— del sistema de cuevas Sac Actun, en la península de Yucatán.

Mientras, el joven ingeniero informático Vid Petrovic expondrá la ponencia Proyecto Hoyo Negro, documentación digital y acceso virtual para una cueva sumergida en Quintana Roo. El investigador se ha centrado en el desarrollo de un sistema que visualiza datos LIDAR (detección por luz y distancia) para crear réplicas tridimensionales de sitios y conservar un registro objetivo de los mismos para futuros estudios.

Sobre “Naia”, aquella joven que murió hace más de 12 mil años dentro de esa caverna que hoy nombran Hoyo Negro, los especialistas del INAH, María Fernanda López Armenta y Gilberto García Quintana presentarán un modelo tridimensional para el estudio de la que es, de acuerdo al consenso científico, la mujer más antigua de América.

Por su parte, Michel L’Hour, miembro del Cuerpo Asesor Científico y Técnico de la UNESCO y pionero de la arqueología subacuática, tratará los múltiples desafíos que conlleva la preservación de los restos de embarcaciones que yacen en las profundidades marinas. Se calcula que, en la actualidad, en los fondos oceánicos se encuentran más de 3 millones de pecios de navíos.

Del programa del congreso internacional también cabe destacar los trabajos de fotogrametría y análisis antropofísicos aplicados a un entierro localizado en el Manantial de la Media Luna, en San Luis Potosí, y otro más hallado en un cenote de Valladolid, en Yucatán. Además se mostrará la aplicación de realidad aumentada sobre un pecio: “El Ángel”, de Banco Chinchorro, en Quintana Roo.

Aunque el encuentro pone énfasis en el uso de las nuevas tecnologías en contextos de arqueología subacuática, otras mesas están dedicadas a su exploración y uso en los museos, el patrimonio histórico y la arqueología terrestre, en la conservación de bienes culturales diversos y en las aportaciones de la tecnología móvil en la divulgación del patrimonio. El evento académico concluirá el 7 de diciembre con un taller de análisis e interpretación de modelos 3D.

INAH