Este fenómeno astronómico marca el inicio de la temporada invernal en el hemisferio norte del planeta.

Este 21 de diciembre se celebra el Solsticio de Invierno; el cual nos permite disfrutar de menos horas de luz y de la noche más larga del año.  Este fenómeno se da cuando la Tierra está más inclinada (-23° -27’ 3’’) con respecto al Sol y recibe menos luz, por lo que marca el inicio del invierno.

El inicio de la estación varía de un año para otro debido a que el periodo orbital terrestre no es exacto, por eso se da entre el 20 y el 23 de diciembre.  La Tierra da la vuelta completa al Sol en 365,2425 días. Esta pequeña diferencia se compensa con los años bisiestos, aunque siguen existiendo pequeñas diferencias horarias.

A este fenómeno los celtas lo llamaron “Yule”, una celebración que originalmente duraba doce días y era sobre todo, un momento para estar con la familia. De hecho, esta fecha está relacionada con la fertilidad; ya que además de marcar el cambio de estación, representa la muerte y renacimiento del sol (el dios Sol Invictus) y la naturaleza, por lo tanto es una etapa de transformación.

Para muchos, este día es perfecto para hacer un análisis general de tu vida y alejarse del apego para crecer.

sdpnoticias.com