Por: Juan Uriza Lara

Recién leía sobre una propuesta de reforma al Código Penal de Tamaulipas, a través de la cual se pugna porque en tratándose del delito de “Abandono de Obligaciones Alimenticias”, que prevé el artículo 295 del propio código; se aumente la sanción actual de  seis meses  a tres años de prisión; a la de uno a seis años de prisión. El motivo de la propuesta legislativa, según pude advertir:  es debido al gran índice de demandas sobre pensión alimenticia, que existen en los juzgados familiares y al número elevado de querellas y denuncias por el delito ya señalado.

Últimamente veo que las propuestas de algunos legisladores, no van en sentido propositivo con el ánimo de prevenir la comisión de los delitos, sino con la intención de que las leyes sean endurecidas; o mejor dicho, optan por el lado represivo.

Definitivamente no estoy a favor, de que   el incumplimiento del obligado a proveer para sus hijos quede impune ya que dicha obligación, al margen de valores humanos, la establece claramente el artículo 281 del Código Civil vigente en el Estado. En tanto, que la desobligacion se reprocha jurídicamente por el artículo y código penal al principio invocados.

Pero antes de ver que la sanción penal que se impone por el delito de “Abandono de Obligaciones alimenticias”, sea incrementada; considero resulta  necesario atender a nuestra Constitución, que cita en lo que interesa en su Artículo 4º. Toda persona tiene derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. El Estado lo garantizara. Y por su parte, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, dice en su Artículo 17—Protección a la familia 1. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe de ser protegidas por la sociedad y el Estado. Y el propio Pacto de San José de Costa Rica, señala en el artículo 19—Derechos del niño. Todo niño tiene derecho a las medidas de protección que su condición de menor requieren por parte de su familia, de la sociedad y de Estado.

De lo anterior nos damos cuenta, que antes de pugnar por una mayor represión punitiva del Estado, en contra de los padres desobligados en proveer para los alimentos de sus hijos; debe tutelarse o vigilar, que se garantice plenamente el derecho de los menores, y el Estado también asuma su obligación. Porque si nos adentramos al espíritu de las leyes; el delito que nos ocupa, no proviene precisamente del impago de alimentos a los hijos, si no que al sustituir el Estado aquella obligación, se le genera un perjuicio económico y por ende debe ser el propio  Estado, quien vele porque la conducta no quede impune y se le restituya lo que cubrió por la manutención del menor abandonado.

Lo comentado, es congruente según mi opinión, con lo previsto por el artículo 17 de la Constitución,  que al final dice: Nadie puede ser aprisionado por deudas de carácter puramente civil. Si el Estado, de acuerdo a nuestra Carta Magna, tiene la obligación de garantizar la alimentación e incumple; luego entonces, como es válido sancionar al padre o a la madre del menor que tiene derecho a recibir alimentos. En Estados Unidos de Norte América, las leyes son igual de estrictas (no las autoridades) que en México, en lo que se refiere a los padres desobligados;  y por ende, se castiga también el incumplimiento de proveer a favor de los hijos. Sin embargo, la diferencia en relación a nuestro país: es que allá el Estado asume de inmediato la obligación de velar por la seguridad en general del menor. Es decir; no hay letra muerta en ese sentido, como sucede en nuestro país.

Luego entonces, al generarse una acción legal en contra de un padre o una madre irresponsable con sus hijos: quien incurrió en dicha irresponsabilidad, generó un quebranto al patrimonio del Estado, y por consecuencia ya hay una potestad para actuar en contra de aquel o aquella. Porque en mi opinión, se dice y escucha muy bonito cuando se habla sobre la tutela o “La protección del interés superior del menor”. Pero insisto, el Estado cumple con su obligación?. Por qué no apostamos y trabajamos más por prevenir en lugar de reprimir?