Lic.Ernesto Lerma, titular de la columna y sección periodística.

República Cinefila: mi 9 de calificación al taquillero filme de Hollywood “Pantera Negra” (año: 2018, cineasta/director: Ryan Coogler, país: Estados Unidos, guionistas: Ryan Coogler/Joe Robert Cole, duración: 134 minutos, nombre/titulo original: “Black Panther”, clasificación: B, elenco/reparto de actores/estrellas: Chadwick Boseman/Michael B. Jordan/Lupita Nyong’o/Danai Gurira/Andy Serkis/Angela Bassett/Martin Freeman/Daniel Kaluuya/Forest Whitaker)…Formidable historia de origen del superhéroe africano de Marvel que nos brinda en la forma espectaculares peleas y tiene un fondo con mensaje político,reivindicando totalmente la lucha de las minorías; sobre todo con la gente de color. Por: Lic.Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.

La reciente película de Marvel Studios “Black Panther”, ya se ha estrenado en Estados Unidos y en el resto del mundo rompiendo récords en la venta de entradas. La historia del superhéroe “Pantera Negra” tiene todos los efectos especiales que encantan a los fanáticos de Marvel. Pero esta entrega viene con una peculiaridad adicional, que la mayoría de los actores protagonistas son negros. Para algunos, este hecho es de gran importancia en los esfuerzos por lograr una mayor inclusión racial en las grandes producciones de Hollywood. Y es que casi nunca se ven superhéroes negros en una gran producción fílmica. El modelo positivo de esto es muy bueno ya que es una historia muy conmovedora, una que es política y socialmente consciente. Esta nueva historia se sitúa justo después de los acontecimientos vividos en la cinta de “Capitán América: Guerra Civil” (2016) y nos mostrará los orígenes de Pantera Negra y cómo deberá cumplir su destino como rey de Wakanda una pequeña nación africana. Este país posee el único depósito de Vibranium, un metal capaz de absorber las vibraciones sónicas y con el que se pueden fabricar armas. La sinopsis oficial en la trama de la película es la siguiente: veremos lo que ocurre a T’Challa (Chadwick Boseman) tras la muerte de su padre, el rey de Wakanda. Esto le obligará a retornar a su aislado hogar, la nación africana más tecnológicamente avanzada, para tomar posesión del trono, sin embargo al poco tiempo de regresar T’Challa se da cuenta que facciones dentro de su propio círculo le disputan el trono. Cuando dos facciones conspiran para destruir Wakanda, el superhéroe Black Panther  tiene que aliarse al agente de la CIA Everett K. Ross y con las fuerzas especiales de Wakanda, Dora Milaje, para evitar que la ciudad sea arrastrada a una guerra mundial. Pero un antiguo enemigo (Michael B. Jordan) aparecerá para ponerle totalmente a prueba su capacidad como gobernante, y también como superhéroe, al enfrentarse a un conflicto que decidirá el destino no solo de Wakanda, sino de todo el planeta. La traición y el peligro obligarán al joven rey a buscar nuevos aliados y descubrir todo el poder de la Pantera Negra que habita en él, esta será la única forma de vencer a sus enemigos; salvar a su pueblo y su estilo de vida. La nueva cinta de Marvel Studios destaca por el discurso a favor de la igualdad y su posicionamiento en contra de la xenofobia, es en realidad todo un blockbuster de cómics así como un formidable thriller de espionaje de una saga afro-futurista donde el director Ryan Coogler le da un giro audaz con una extravagancia africana que combina intensidad muscular y desafíos que estimulan la vista, es un filme de superhéroes fuera de lo común. Con la acción que solo se vuelve más emocionante pues el plan de los villanos con el deseo remotamente racional, aunque en última instancia megalómano, como el de compartir las riquezas tecnológicas de Wakanda con las comunidades negras del mundo.  La película no solo puede llevar a la gente a experimentar algo mitológico y folclórico, sino que también permite reflexionar sobre algunos temas realmente profundos e importantes. Otro punto del que destaca  estaproducción son las protagonistas de “Black Panther”, porque es la oportunidad que le abre a las mujeres, ya que la cinta muestra la importancia de tener personajes femeninos completos, no solo mujeres fuertes físicamente, estando en otro nivel; estrenándose en un momento en que la industria hollywoodense incursiona en el cine de superhéroes femeninas inspiradoras como “Wonder Woman” (2017) por ejemplo, pero son apenas un puñado con la siguiente apuesta, “Capitán Marvel” dirigida por mujeres que se estrenará hasta 2019 con una narrativa más compleja y consistente con la contribución de la mujer a una historia. Y es que parte de la importancia de “Black Panther”, proviene de la forma en que el desarrollo del armonioso mundo de Wakanda permite a sus habitantes desarrollar todo su potencial con las mujeres junto a los hombres en el poder y marcando la diferencia respecto al futuro de su nación, de una manera muy ejemplar. Si “Pantera Negra” inspira a casi  toda su audiencia, el logro habrá sido mayúsculo porque es de entre todo lo que ha hecho Marvel, una de las cintas menos vacías obviamente me refiero a su fondo, con un producto cinematográfico narrado y resuelto con algo de prisas, sólo porque se trata de una película diseñada para sobre todo los adolescentes tratandose de un juego de mercado de parte de Marvel que adecuándose a este año 2018 demandaba una historia abierta a la cultura afroamericana y que un joven creador aprovecha la historia dirá qué tan conscientemente para darle a partir de una banda sonora alterna una carga política importantísima, especialmente si pensamos que el mercado natural de este mensaje, de este proyecto, es el público pre adolescente.
Les comparto que “Black Panther” es la segunda película más cara en la historia de Hollywood dirigida por un cineasta afroamericano, después de “Fast & Furious 8” (2017), el director de la cinta Ryan Coogler saltó a la fama por crear historias que narran la experiencia que enfrentan las personas de color debutando en el cine con “Fruitvale Station” (2013), una película que utilizaba la manipulación emocional como herramienta para denunciar el racismo a través del abuso policial. Para mi percepción cinefila, afortunadamente en su siguiente película, “Creed: Corazón de Campeon” (2015), abandonó el victimismo y se impregnó del espíritu de superación del personaje de Rocky Balboa para componer una maravillosa reivindicación de la identidad a través de la lucha y la resistencia, sin embargo para el realizador este ha sido su proyecto más personal. Cualquier filme de Marvel, en especial los que abren la puerta a un nuevo universo de los cómics, ya de por sí tienen el suficiente filón como para ser un taquillazo, pero la historia de T’Chlla parte también de la premisa reivindicativa del público afroamericano, que llevan sin ver un protagonista de color desde “Blade” (1999) protagonizado por Wesley Snipes. Por cierto el cantautor Kendrick Lamar lanzó el soundtrack oficial de esta película de Marvel compuesta por 14 canciones interpretadas por varios artistas reconocidos, entre ellos The Weeknd, Jorja Smith, Swae Lee, Vince Staples, SZA y Khalid. Otro elemento importante en el desarrollo de la trama son los personajes femeninos, en especial a la actriz Lupita Nyong’o que interpreta a Nakia, una guardiana al servicio de su país que enaltece el poder de la mujer y su importancia en el cine de súperhéroes. Michael B. Jordan es el enemigo de Black Panther, tras su participación en la nueva versión de “Los 4 Fantásticos” (2015) que pasó con más pena que gloria, el histrión ha logrado redimirse como un gran villano, que ha sido uno de los puntos débiles del Universo Cinematográfico de Marvel. “Black Panther” llego este pasado viernes 16 de febrero a las salas de cine con las expectativas muy en alto, ya que todo parece indicar que alcanzará los 170 millones de dólares en su primer fin de semana en cartelera. Todo comienza con el pasado, en un vasto cielo estrellado, con el rey T’Chaka (John Kani) contándole a una joven T’Challa y a nosotros sobre el meteorito vibranium que se estrelló en el país y selló su futuro como un secreto, como una utopía tecnológica. A continuación, saltamos a Oakland, California, en 1992 para un prólogo que establece la noción de espías de Wakandanda, identificables por los tatuajes azules ocultos y brillantes en sus labios inferiores. Decir que las 2 anteriores películas de Ryan Coogler se están expandiendo en un alcance como una escala más ambiciosa, audaz y pirotécnicamente deslumbrante, sería tratar de exagerar. Pero después de la golpiza en taquillas que fue su debut, ahora tenemos que lo que plantea en “Black Panther” nos da una épica y vertiginosa aventura de 134 minutos que de alguna manera logra ser simultáneamente un llamativo blockbuster de superhéroes de cómics, un thriller de espionaje y una saga familiar afro-futurista. Y que esta sea solo la tercera cinta de Coogler, lo hace aún más impresionante. Con un mundo bien pensado en la historia que se desarrolla en el mítico país Wakanda, un reino africano secreto, con un increíble poder tecnológico y con reservas de un metal precioso que quiere todo el mundo. ¿Qué son esas tribus? Eso es un punto a tener presente cuando ves la película, el de cómo Coogler traslada la historia a lo que se vive en la actualidad resaltando que la película se ve y se siente como si te llevara a mundo paralelo en una nación muy desarrollada, y lo es porque no fue interrumpida ni atacada por el colonialismo en una película que se aleja de los patrones del universo Marvel para alcanzar una entidad muy propia, gracias no solo a una poderosa imaginería visual que se convierte en una oda a las raíces africanas en clave high-tech, sino también a su discurso, subrayado, pero no por ello menos efectivo y actual alrededor de la discriminación racial y el poder como arma destructiva o generadora de paz, armonía y justicia con lo mejor que fue ver a los actores secundarios convirtiendose en los verdaderos protagonistas y con lo peor que la personalidad del villano arrase con la de Black Panther. Aqui sde nota un poco de originalidad, de entretenida diversión y de un compromiso en una película de superhéroes.

Mi 9 de calificación bien otorgado a este filme que no solamente es la clásica película del universo de Marvel, con muchas escenas de ciencia ficción, peleas épicas y romances, además de eso, su argumento nos trae como espectadores a una historia profunda, que gira en torno a un elenco de protagonistas de raza negra que no solo por las semillas de la trama crucial que siembra, sino también por el contraste que ofrece entre el mundo exterior y Wakanda, en una exuberante fantasía que es tan sobrenatural como el mundo de Thor en Asgard. Las escenas alrededor de la coronación del rey T’Challa establecen de manera vibrante las costumbres de su reino de ciencia ficción, con las agujas futuristas y los combates rituales sin camisa, los líderes tribales con sus atuendos y las plantas púrpuras dinamizadoras, pero también fomentan un tono que le da Coogler que se siente algo atrapado que es la característica de Marvel Studios. “Black Panther” encuentra como película en su fondo su bien logrado ritmo con algunos toques cómicos, ademas estableciendo unas excelentes secuencias de acción con formidables peleas filmadas perfectamente con unas persecuciones automovilísticas magistralmente montadas a través de las calles devastadas iluminadas con luces de neón. En cuanto al rendimiento de las actuaciones, hay unos personajes complejos y muy completos cuando la cinta llega a un punto crítico con la presentación del villano, Erik Killmonger, interpretado muy bien por Michael B Jordan y de Chadwick Boseman como el superhéroe que están bien emparejados, con la actitud salvaje de uno, contrastada por la nobleza vigilante del Rey en sus ojos expresivos y doloridos, con los argumentos de todos los personajes que en esta película son tan válidos, tan bien pensados, que crean una tensión única. El hecho de que en esta película te encuentres con un gran villano y veas de dónde viene, que es tan empático, puede quizás desencadenar un debate realmente sólido en el mundo real. Además, están respaldados hábilmente por unos actores nominados a premios Oscar y Globos de Oro, con Daniel Kaluuya como un anciano tribal en conflicto, la Reina Madre Ramonda de Angela Bassett y Forest Whitaker como la figura del chamán Zuri, todos elevándose para la ocasión de lo que es esencialmente una cumbre de talento histrionico afroamericano. En mi opinión uno de los mayores triunfos de “Black Panther”, es hacerte olvidar la importancia de su mera existencia. En el momento en que la batalla culminante ha estallado arrasa como en las películas de historietas modernas, pero eso pasa a un segundo plano rescatando al personaje creado por Stan Lee y Jack Kirby en plena efervescencia actual de la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos como en la década de los años 60. Filme apto para quienes busquen algo de originalidad, mucha diversión y un gran compromiso de trasfondo político en una película de superhéroes. no es sólo una vibrante celebración del orgullo de ser negro, es también un canto de libertad dentro de un género, el de los superhéroes, que necesitaba un soplo de aire fresco para seguir defendiendo su importancia dentro del seno de la cultura popular, sin apelar a los chistes ni a las poses pretenciosas sino a golpe de entretenimiento y de personajes con conflictos complejos y humanos. Ahora, también hay que decir esto, si al rescatar un proyecto económicamente redituable como éste impulsa cosas con una propuesta que no es superficial pero si profunda, nadie debería quejarse de esta película, porque juega un papel importante en el proyecto alrededor de ella, que es el de equilibrar racialmente las pantallas de Hollywood que ya se dieron cuenta que es preferible tener al público afroamericano dentro de las salas que fuera de ellas.