Por: MELITON GUEVARA CASTILLO

Si Juárez no hubiera muerto… es una expresión muy utilizada cuando se trata de hacer referencia a un hecho, o a una serie de acontecimientos, que son contrarios, muy contrarios, a sus ideas y acciones; que, quiérase o no, pese a la distancia en años, siguen teniendo una vigencia extraordinaria en virtud de que, con ellas, fustigo a quienes se comportaban muy lejanos a una conducta legal, patriota o de un ciudadano cívico.

Estamos en un proceso electoral y los actores, partidos, candidatos y ciudadanos, aún discuten, se querellan, por la falta de equidad, por la opacidad de unos, con lo que indican, abiertamente, que nuestra democracia no funciona. Han pasado muchos años y no se cumple la sentencia juarista de que: “La democracia es el destino de la humanidad futura; la libertad, su indestructible arma; la perfección posible, el fin dónde se dirige…”. Es para preguntarnos, se dijeron hace más de 150 años y no se cumplen.

EDUCAR AL PUEBLO.

Una de las cosas que Juárez siempre busco, insistió, tanto es sus escritos como en sus conversaciones, es que una prioridad del Estado y de sus ciudadanos, es educar al pueblo, de inculcarles las ideas de libertad y dignidad. Recordemos que la revolución fue consecuencia de que, durante el porfiriato, la pobreza y el analfabetismo eran los males mas arraigados en el pueblo. Y la cuestión es que, hoy en día, seguimos enarbolamos la libertad y la dignidad, pero el hecho, real, es que la población no está educada.

Podrán decir, efectivamente, que hay menos analfabetismo, pero estamos reprobados en español, en matemáticas y en ciencias. Lo más lamentable, siguiendo las ideas juaristas, es que seguimos adoleciendo de una educación cívica, no tenemos una opinión publica consolidada y fuerte. Esa que Juárez reconocía como una fuente de poder; y es que hoy en día, al menos en México, a los gobernantes y líderes políticos les da igual lo que piense, u opine, la gente sobre ellos.

RETORICA Y DEMAGOGIA.

Juárez ha sido, una y otra vez, solo el medio para en la retórica y en la demagogia hablar de sus virtudes, ponderar sus acciones e ideas como servidor publicar. Y es que, hoy en día, hablar de corrupción es hacerlo del Estado Mexicano, de su gobierno, porque los niveles nos colocan entre los países más corruptos. El Presidente Enrique Peña Nieto, por decir, un día presumió a una nueva generación de políticos, de gobernantes, y buena parte de esos, de los que estaban en la foto, están procesados o acusados de corruptos.

Y es que, hablan de Juárez, pero solo repiten sus palabras y no las convierten en realidad en e ejercicio de sus funciones. La revolución, por ejemplo, prohijó una nueva comalada de ricos, los cachorros de la revolución y es que olvidaron “consagrarse asiduamente al trabajo resignándose a vivir en la honrada medianía que proporciona la retribución que la ley le haya señalado”, tal y como proponía Juárez.

SENTIMIENTO JUARISTA.

El evento para conmemorar el CCXII Aniversario del natalicio de Benito Juárez cumplió con el protocolo. El orador principal fue el Magistrado Presidente del Poder Judicial Horacio Ortiz Renán; por su parte Jorge Othón Villarreal Torres, de la RLS Victoria 7 dio a conocer su biografía. Aunque antes, de manera elocuente, se tuvo la participación de Nelson Carlos Pesina Rodríguez, joven estudiante, ganador del concurso estatal de oratoria “Sentimiento Juarista”.

El concurso estatal de oratoria “Sentimiento Juarista” fue instituido, hace ya buen número de años, por una logia masónica de Rio Bravo; y en la actualidad, año tras año se realiza. La Gran Logia de Tamaulipas y el gobierno estatal conjuntan y coordinas sus esfuerzos. Va de abajo hacia arriba, escuela, zona, sector, municipio y el nivel estatal. Es un mecanismo para educar y desarrollar la práctica de la oratoria. A mí, en lo personal, me encanta escucharlos, máxime que en algunas ocasiones fui Jurado, sobre todo, a nivel universitario.

ESTADO LAICO.

La historia nos explica el papel que jugó la iglesia en la colonización de América Latina. No olvidamos como actuó en México; por eso, ante su acumulación de riquezas, de poder político, fue que Juárez estableció la separación Estado-Iglesia y nos legó la libertad de cultos. Sus palabras fueron claras: “Queremos libertad completa de cultos; no queremos religión de estado, y debemos, por lo mismo, considerar a los clérigos –sea cual fuere su credo religioso-, como simples ciudadanos, con los derechos que tienen los demás”.

Comentarios:

meligue@prodigy.net.mx

http://melitonguevara.blogspot.mx/