El país cuenta con un blindaje financiero por 264 mil 168 mdd, el cual le permitiría al país hacer frente a episodios de turbulencia económica en un contexto de incertidumbre local e internacional.

México cuenta con un blindaje financiero por 264 mil 168 millones de dólares, que se sitúa en su nivel máximo desde agosto de 2016, el cual le permitiría al país hacer frente a episodios de turbulencia económica en el contexto de incertidumbre local e internacional.

Cifras del Banco de México, muestran que el escudo financiero del país está compuesto por reservas internacionales de 173 mil 232 millones de dólares y por una línea de crédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) valuada en 90 mil 936 millones de dólares.

“Es fundamental disponer de los recursos suficientes para poder enfrentar periodos de turbulencia o un posible cambio en las expectativas, provocado por factores derivados del proceso electoral interno o del exterior. El blindaje financiero es una especie de seguro con el cual es importante contar”, dijo Alma Delia García, directora de la consultoría Aisance.

Según dos encuestas publicadas por Banxico y Bloomberg este mes, las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos y el proceso electoral presidencial interno son las principales fuentes de incertidumbre y posible volatilidad para los mercados financieros y la economía mexicana en los próximos meses.

Para Roberto Galván, analista de Intercam Casa de Bolsa, el mercado mexicano aún podría tener sobresaltos en variables clave como el tipo de cambio, por la indefinición de las negociaciones del TLCAN.

“Aún no se ha conseguido nada en concreto (en TLCAN) y por ello no descartamos que el tipo de cambio pudiera tener alzas abruptas”, dijo.

Por ahora, el blindaje de reservas y de la línea de crédito parece ser suficiente para un escenario de contingencia económica.

Las reservas internacionales y el crédito del FMI alcanzan a cubrir 12.33 veces al déficit en cuenta corriente estimado para este año, que según analistas encuestados por el Banco de México será de 21 mil 419 millones de dólares.

Además el blindaje es más del doble de la tenencia de inversionistas extranjeros en bonos emitidos en el mercado interno por el gobierno mexicano, que estaban valuados en 115 mil 569 millones de dólares al pasado 20 de marzo.

Los recursos disponibles para enfrentar turbulencias también superan ampliamente todo el dinero en poder del público y de los depósitos de la banca en el instituto central, conocida como base monetaria. Este último indicador asciende a 1.52 billones de pesos, es decir, 83 mil millones de dólares.

Las reservas internacionales están en su mejor nivel desde el 22 de septiembre de 2017, de acuerdo con las últimas cifras del Banco de México. En lo que va de 2018, estos recursos acumularon un aumento de 430 millones de dólares.

Las reservas internacionales tienen más de un año sin ser utilizadas para enfrentar turbulencias en la paridad peso-dólar.

La última vez que el Banco de México las usó para dar liquidez al mercado cambiario fue en la semana terminada el 6 de enero de 2017.

Entonces, vendió de manera directa dos mil millones de dólares.

En sustitución a esta medida, desde marzo del año pasado está vigente el mecanismo de coberturas cambiarias, con el propósito de mejorar la operación en el mercado.

La venta de coberturas cambiarias no implica la utilización de las reservas internacionales para ordenar o tratar de mejorar las condiciones del mercado, pues son liquidables al vencimiento por diferencias en moneda nacional.

El monto del programa es de hasta el equivalente a 20 mil millones de dólares, de los cuales sólo 5 mil 500 millones están en circulación.

En tanto, la línea de crédito con el FMI está vigente hasta noviembre de 2019.

Fuente: www.elfinanciero.com