Con el propósito de sensibilizar a la población respecto al cuidado de los recursos naturales, investigadores de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) desarrollan una serie de acciones referentes a educación ambiental en zonas rurales de la entidad.

La investigadora del Cuerpo Académico Ecología y Conservación de la Biodiversidad, Dra. Karla Yolanda Flores Maldonado, explicó que esta línea de investigación se trabaja en las zonas donde se realizan estudios de impacto al medioambiente.

“En la línea de investigación de Educación Ambiental, se aterriza todo lo que generamos a la comunidad. La comunidad es el objetivo y utilizamos estrategias como “toca, juega y aprende”, que quiere decir, que el niño por ejemplo, tiene prohibido no tocar”.

“Toca, que estamos diciendo que es una libélula; tócala, te estamos diciendo que es una mariposa, porque no sé si les tocó a ustedes la típica de mamá y papá, de no agarres las mariposas porque te van a salir cizotes”, indicó, tras referir que en siglos pasados la gente usaba a las mariposas para aprovechar la pigmentación de sus escamas.

“Entonces no era tan malo, así trabajamos con ese rubro, desmitificando temas. Y es que en el caso de los niños, son sumamente inteligentes, y depende de los padres hacerlos más capaces. Tenemos la capacidad de sembrar en los niños la actitud de yo quiero aprender, yo quiero cuidar, yo quiero estudiar”.

“Un niño inteligente desde actitudes, desde conocimientos, pero con valores, esos valores de casa que nos hacen ser únicos e importantes para la comunidad, eso es lo que infunde la UAT a través de sus programas y proyectos”, apuntó.

Subrayó que el impacto de estos trabajos ha sido positivo en la participación de la gente en los proyectos de investigación, que se hacen en el estado.

“Nos vinculamos con las comunidades, hay jóvenes que participan con el cuerpo académico y se organizan pláticas con habitantes de las comunidades donde trabajamos”.

“Se trata de hacer más entendible la comunicación con adultos o niños. Las personas de las comunidades han sido muy participativas y están colaborando en las actividades que se realizan en sus sectores”, señaló.

Añadió que los jóvenes tesistas han desarrollado nuevos modelos de comunicación para esta línea de investigación y en el caso del trabajo que hacen en la comunidad de Río Frío, en el municipio de Gómez Farías, se usaron modelos de insectos a escala para ilustrar las charlas con los pobladores.

“A través de estás platicas, la idea es sensibilizar a la gente respecto a los recursos naturales. Hacerles ver del tesoro que es su entorno, que no lo desperdicien, que le saquen el mayor provecho, para que a la par puedan tener una mejor calidad de vida”, subrayó, tras concluir que de este trabajo se va a generar material de divulgación para dar a conocer cómo impacta la diversidad.

Fuente: www.uat.edu.mx