La separación funcional de Telmex y Telnor no fue una decisión política, sino que asegura que la red puede ser utilizada de forma no discriminatoria y de manera eficiente por todos los operadores.