Por: Francisco J. de la Garza Gil

Nuevamente les saludo y espero que todos los lectores de este medio de comunicación y aquellos otros medios con los que tienen colaboración y alianza para llegar a más lectores, en mi columna anterior hice mención de la poca cultura de unidad que tenemos la sociedad mexicana y para muestra un botón, en estos días que pasaron lo volvemos a demostrar, cuantas veces hemos realizado comentarios en diferentes espacios, reuniones familiares, de amigos o compañeros de trabajo, expresiones en whatsapp, Facebook, etc., con relación al abuso y la falta de sanciones de los Servidores Públicos, Políticos que GOZAN PRINCIPALMENTE de la PROTECCIÓN del “FUERO”, nos sentimos insultados, abusados, denostados, humillados etc. como sociedad.

Hace 3 semanas se autorizó en la Cámara Baja (Diputados Federales), que se eliminara “EL FUERO” para todos aquellos que hoy lo tiene, como marca el protocolo legal para el procedimiento correspondiente, una vez que aprobado por ellos se envió está iniciativa a la Cámara Alta (Senadores), lo presentaron, comentaron, votaron y el resultado fue EL RECHAZO, volvemos a perder una oportunidad la sociedad en general de obtener una acción por parte de los políticos a nuestro favor, Y QUE PASO? NADA, como consecuencia la sociedad no realizó ninguna acción (marcha, bloqueos, cierre de la cámara, protestas, etc. y/o comentarios importantes y trascendentes en Redes, Memes, whatsapp, noticiarios, etc.) esto que los Senadores hicieron en contra de la sociedad es poco sensible ante los grandes reclamos y muestras de los que exigimos los ciudadanos, con ello se demuestra la hipótesis que en México la mayoría de las expresiones de unidad y en contra del sistema, son aquellas en las que cobramos una torta y refresco, que nos den $200.00 pesos doscientos pesos 00/100 M.N., para marchar o que les regalan algo aquellos que participan, a que se deberá esto en lo personal lo resumo en un ejemplo muy sencillo, NO SABEMOS DIAGNOSTICAR QUE NOS DUELE O MOLESTA, por ellos no reaccionamos a este tipo de circunstancias que se presentan.

Por los anterior hago mención en el encabezado de la columna que, en México el problema es la Ilegalidad e Impunidad en la que vivimos y nos hemos acostumbrado, la corrupción es una de sus consecuencias que tenemos por ese tipo de acciones de origen, porque la sociedad somo cómplices de ello? por nuestro actuar, este tipo de cosas que hoy el sistema político y los mismos políticos ponen en práctica, sirve también para medir el pulso del interés, molestia, en crispación, animo de participación y unidad en contra de ellos por parte de la sociedad, el termómetro ya esta instalado en la misma para saber que tanto esta creciendo la temperatura con miras al 1 y 2 de Julio del presente año, que se vivirá el día de la votación, así como las primeras horas posteriores a la misma, para calcular como actuar y diseñar la imposición de algún candidato que no gane o dejar que la decisión popular prevalezca, no es un tema menor, el poco porcentaje del número de participantes que se puede presentar ese día pueden cambiar los números de forma considerable e importante, porque unos cuentan con una estructura ya muy aceitada, así mismo consolidada que contra viento y marea asiste a las casillas, otros cuentan con un número importante de simpatizantes pero muy volátiles que no necesariamente tiene el compromiso de asistir a la casilla ese día y mas aun estar defendiendo su voluntad en esos momentos de las tomas de decisiones, así como los días posteriores.

Al tiempo y solo el tiempo acomodara las cosas, esperemos que no sea como lo acontecido con el pueblo Hebreo, que Jesús después de haberlos liberado a través de Moisés de sus opresores los Egipcios, estos pecaron en castigo por su mala acción o falta de fe y creencia en él, los hizo estar errantes por el desierto durante mas 40 años hasta que falleció el último de la generación que peco, espero que nosotros contemos con mayor compromiso y fe para cambiar lo que hoy estamos haciendo mal o dejando de hacer la parte que nos toca, espero que estas líneas nos hagan pensar y reflexionar en el cómo actuamos en estos momentos, hasta la próxima semana.