El consejo nombró a Iván Monteiro como el nuevo presidente interino de la compañía

Sao Paulo.- El presidente de la petrolera brasileña Petrobras, Pedro Parente, renunció hoy tras las críticas recibidas por la política de precios de la estatal, la cual impulsó una huelga de camioneros que dejó a Brasil al borde del colapso.

La dimisión de Parente se produce tras el paro camionero que paralizó Brasil durante más de una semana en protesta a las continuas y fuertes alzas del precio del combustible y un día después de que los sindicatos petroleros pusieran fin a una huelga en la que exigieron su renuncia.

Con fama de buen gestor y querido por los mercados, la permanencia de Parente comenzó a ser cuestionada cuando el precio del diésel se disparó en Brasil, presionado por las turbulencias del mercado internacional, lo que desencadenó en la mayor huelga de Brasil en las últimas décadas.

El Gobierno consiguió frenar el paro camionero gracias a una reducción subsidiada del precio del diésel y su congelación hasta finales de año, una medida que le costará a los cofres públicos unos 9.500 millones de reales (2.522 millones de dólares).

Petrobras también hizo su parte y anunció una bajada temporal del 10 % del valor que recibe por el diésel, lo cual puso en duda tanto la independencia de la empresa como su firmeza en la defensa de su política de precios, que establece el valor del combustible con base en el mercado internacional y al precio del real.

Sin embargo, dicha política, implantada pocos meses después de la llegada de Parente y que hizo énfasis en la independencia de la empresa, fue puesta en duda durante la paralización de los camioneros, la cual sembró el caos en el gigante brasileño.

“Delante de ese escenario, queda claro que mi permanencia en la presidencia de Petrobras dejó de ser positiva y de contribuir para la construcción de las alternativas que el Gobierno tiene por delante”, aseguró el ejecutivo, en una carta enviada al presidente de Brasil, Michel Temer, este viernes.

Tras la renuncia de Parente, la estatal petrolera informó en un comunicado al mercado que el nombramiento de un CEO interino sería analizado por el Consejo de Administración de la compañía y precisó que el resto de miembros de la dirección ejecutiva no sería alterado.

Apenas un par de horas después de que el Consejo anunciara que el actual director Financiero de la estatal, Iván Monteiro, sería el nuevo presidente interino de la compañía, Temer, en una intervención corta y transmitida a nivel nacional, anunció su nombre como nuevo presidente de Petrobras.

El nombramiento de Monteiro como dirigente de la estatal todavía deberá ser confirmado por el Consejo, pero como el Gobierno tiene mayoría de representación en ese órgano, se considera como un hecho.

Antes de desempeñarse como director Financiero de Petrobras, Monteiro fue vicepresidente de Relaciones de Gestión Financiera entre 2009 y 2015 del Banco de Brasil, entidad donde también ocupó varios cargos a lo largo de su carrera.

La salida de Parente cayó como un jarro de agua fría entre los inversores y las acciones de la petrolera se hundieron fuertemente este viernes en la Bolsa de Valores de Sao Paulo, que asimiló las pérdidas de Petrobras y cerró con una subida del 0,63 %.

Al cierre de la sesión, los papeles preferenciales de Petrobras -los de mayor valor- se desplomaron un 14,70 %, mientras que los ordinarios se depreciaron un 14,92 %, aunque llegaron a caer más de un 21 % tras conocerse la renuncia.

La agencia de calificación de riesgo Moody’s no tardó en reaccionar y afirmó hoy que la salida de Parente es negativa para el perfil de crédito de la estatal y “puede indicar que la tendencia de mejora en las políticas financieras de Petrobras está comprometida”.

Parente ha sido considerado por el Gobierno y los mercados como el artífice de la recuperación de Petrobras, empresa que comenzó a salir a fines del año pasado de una profunda crisis, provocada tanto por recurrentes turbulencias en el mercado internacional, como por los escándalos de corrupción que fueron descubiertos en su seno desde 2014.

Sin embargo, su carta de dimisión fue celebrada hoy por la Federación Única de los Petroleros (FUP), que agrupa a los trabajadores del sector en Brasil, quien acusó a Parente de ser el responsable del “apagón” del país.

Tras la salida de la estatal, Parente podría regresar a la iniciativa privada y ser el nuevo presidente ejecutivo del grupo cárnico BRF, según se especulaba hoy en Brasil.

www.debate.com.mx