Lic.Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.
mi 7.5 de calificación a la popular película nacional “Eres mi Pasión” (Año: 2018, Cineasta/Director: Anwar Safa, País: México, Genero Fílmico: Comedia/Deportes/Romance, Duración: 100 Minutos, Elenco/Reparto de Actores/Estrellas: Mariana Treviño/Mauricio Isaac/Johanna Murillo/Juan Pablo Medina/Patricia Reyes Spíndola/Silverio Palacios, Clasificación: B, Guionista: Javier Peñalosa)…Correcta producción cinematográfica que plantea los sinsabores del amor extremo por el fútbol soccer alrededor de ese deporte y sobre todo en la relación de pareja, que solo vale la pena por la destacada actuación de sus protagonistas. Por: Lic.Ernesto Lerma, titular de la columna y sección periodística.
Aprovechando que el Mundial Rusia 2018 esta a la vuelta de la esquina aparece esta cinta que nos remite a uno de los deportes mas gustados en nuestro país que es el fútbol soccer y que en el cine mexicano ha aportado su particular visión de películas que desde hace décadas desembocan en una nutrida filmografia como “El Chanfle” (1979 Enrique Segoviano) y “El Chanfle Segundo” (1982 Roberto Gómez Bolaños). Pero el filme pionero fue “Los Hijos de Don Venancio” (1944 Joaquín Pardavé) y su discurso a favor de la aceptación de los migrantes españoles en México; recordemos también en la gloriosa época del cine nacional “Las Chivas Rayadas” (1964 Manuel Muñoz/Alberto Mariscal), y “Fútbol México 70” (1970 Alberto Isaac) en su justa y nada exagerada carta de amor a ese deporte. Están “Chido Guan: El Tacos de Oro” (1986 Alfonso Arau), también imprecisa pero con alma propia; y “Atlético San Pancho” (2001) que sirve para llegar a la taquillera “Rudo y Cursi” (2008 Carlos Cuarón) que, voluntariamente o no, tiene vínculos más claros e importantes con el subtexto familiar de “Los Hijos de Don Venancio” y en consecuencia entrega ideas más robustas sin tener que renunciar a la comedia, como ocurre aquí en “Eres mi Pasion”,  sin olvidar genial documental “Mitote” (2012 Eugenio Polgovsky) o incluso el jugueteo irreverente de “Ilusión Nacional” (2014 Olallo Rubio), otro documental que usa al fútbol como un pretexto para hablar de algo más junto a las ultimas cintas de “Tuya, Mía… Te La Apuesto” y “Campeones” (2018); pero primero va la sinopsis oficial en la trama de esta historia. Pedro Gallo (Mauricio Isaac) es un fiel devoto del equipo Cruz Azul y el Barça cuya vida gira siempre en torno a todo partido de futbol a su disposición, desde la Liga Mexicana hasta la Champions o la Serie A. No obstante, a sus ojos únicamente ve un bajo porcentaje de la oferta en el mercado. Él no es el único con problemas, su hijo Hugol vive pegado al teléfono celular y Luli (Mariana Treviño) ni siquiera cierra el negocio de su pastelería en domingo. Su fragmentada dinámica familiar llega a un punto muerto, nadie se esfuerza por el equipo, y ella manda a Pedro a la banca; lo echa de la casa por su negación a dejar el balompié.
El cineasta Anwar “Pato” Safa dirigió la estupenda comedia familiar “El Jeremías” (2014), que es una de las pocas propuestas sólidas dentro del panorama del cine mexicano reciente, tan inteligente como divertida y cuya sencillez fue una de sus principales virtudes, ahora realizo “Fuera de Lugar”, bautizada como “Eres mi Pasión” tratándose del remake de una película argentina titulada “El Fútbol y Yo”, donde en mi opinión apenas sale bien librado en la historia de este hombre que debido a su fanatismo por el deporte ya mencionado, pone en peligro su matrimonio, optando por buscar ayuda de una forma muy peculiar, que se sostiene gracias a la claridad de las líneas argumentales básicas y a la química que consiguen los protagonistas, interpretados por los actores mexicanos Mauricio Isaac y Mariana Treviño. Gracias a su buen oficio, ellos son quienes logran darle cierta naturalidad a los diálogos llenos de referencias al balón pie y que encuentran sus mejores momentos durante las escenas románticas, lo que hace de esta película una producción fílmica en verdad simpática que llega muy a tiempo para aprovechar la efervescencia mundialista. Mantieniendo una cuidadosa manufactura y con su acercamiento que vuelve a ser tan fresco como en su primer trabajo, esta vez la precisión de Safa falla, sobre todo a la hora de articular algunos de los chistes que propone; además de que muchos de ellos obedecen a un contexto muy específico como el del pambolero, incluyendo los que implican un par de cameos, por lo que a los no iniciados en el mundo del fútbol les pasarán de largo entregando aquí algo de su sello. Safa es quien a veces dialoga con personajes y público, pero le falta que tras ejercitar su buen ritmo y con ojo con películas franquicia, en México se dé el paso y se escriban propuestas reales sobre todo, originales. Falta que la adaptación sea un medio escalón para que guionistas y cuerpos creativos rescaten ideas que ya circulan en las calles y que a veces es difícil encontrar en propuestas de cine decente y popular como “Eres mi Pasión”, cuya cuna está a miles de kilómetros de distancia con una fórmula de la obvia comedia hollywoodense que sigue al pie de la letra, algunos de sus personajes secundarios no encuentran el mismo tono, quedándose tan sólo en meros apuntes y es una lastima por el elenco.
Mi 7.5 de calificación a esta pasable comedia romantica que filtra su humor en el fanatismo al fútbol soccer y que a pesar de sus inconsistencias, encuentra momentos muy divertidos que funciona como una entretenida metáfora futbolera de las relaciones de pareja, que de paso y para desgracia de los aficionados al equipo que le dio origen, consolida el término cruzazulear para la pantalla grande. Aunque “Eres mi Pasión” no es en el fondo una película de adicciones porque debajo de la historia de un hombre que prácticamente pone en riesgo la estabilidad de su familia debido a su afición desmedida por el fútbol está también la del hijo único que no suelta el teléfono móvil y la de la madre de familia que trabaja incluso los domingos. En este caso el tema del fútbol sirve como pretexto para llevarnos a las entretelas de estos personajes y ese pretexto, ayuda más de lo que parece pues le permite a su guionista manejar todo en un tono de comedia a veces disparatada, a veces hasta clara en lugar de meternos a un drama de oscuridades abismales en caso de que el padre de familia fuese adicto, por ejemplo, a las drogas legales. La cinta camina en su humor justo aunque carente de precisión por la obviedad futbolera, con actuaciones que nos salvan de ese mismo guión tambaleante. A pesar de sus dubitativos disparos, este es un filme que reivindica a sus personajes pero lo hace más por el trabajo de actrices y actores como los muy simpáticos Mariana Treviño y Mauricio Isaac que por un guión que de haberse trabajado un poco más, obviado un poco menos, habría dejado respirar los temas del subtexto y en consecuencia habría construido todavía mejores personajes. Esta no es una comedia romántica bobalicona, no es la película de la estrella de televisión actuando como estrella de televisión y no es una comedia de ficheras sin ficheras. Sin embargo, ello no la exime del todo. Tampoco es una historia original y su guión es una adaptación que desafortunadamente poco sumará al pensamiento del cine mexicano contemporáneo, precisamente por ser algo más cercano a una franquicia: porque no se nota la reflexión alrededor del fútbol y su presencia en el cine nacional que si bien no es profunda y quizá tampoco significativa donde hay deportes millones de veces más atractivos y cinematográficos, sí tendría que pesar a la hora de sumar una película más a la lista.