Pese al cambio de gobierno y las declaraciones de AMLO contra la corrupción, Oro Negro y sus inversores desconfían que se cumpla el estado de derecho.

Los ataques de Pemex hacia Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro tras negarse a pagar sobornos, orillaron a la empresa mexicana a protegerse de ésta a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), argumentó Oro Negro en un comunicado.

“Los accionistas de Oro Negro no tuvieron más remedio que proteger sus derechos en un foro internacional bajo el “TLCAN”, explicó.

Sobre la presentación de pruebas que demuestren la vinculación en actos corruptivos de Pemex, exigidas esta semana por la petrolera, Oro Negro señaló que los accionistas estadounidenses de Oro Negro entregarán a México la evidencia demostrando sus reclamos durante el arbitraje.

“El requerimiento de Pemex a Oro Negro, quien no es parte del procedimiento bajo el TLCAN (…) forma parte de los mismos esfuerzos de México de operar fuera del estado de derecho y de tomar represalias contra Oro Negro y sus accionistas en respuesta a la reclamación bajo el TLCAN”, detalla el documento.

Después de aclarar que las evidencias serán entregadas con sus propios procedimientos, Oro Negro recalcó que la investigación penal que Pemex iniciaría en contra del despacho de abogados Quinn Emanuel, “únicamente pretenden intimidar y acosar a los accionistas estadounidenses y europeos, así como a sus abogados”.

“México, por tanto, tiene toda la intención de continuar su patrón de abuso y ataque en contra de los accionistas estadounidenses y europeos de Oro Negro”, añade el escrito.

Pese al cambio de gobierno y el interés del nuevo presidente de la República en acabar con la corrupción, Oro Negro desconfía que se respete el estado de derecho.

“Pemex está actualmente rehusándose a cumplir con dos resoluciones judiciales ordenándole pagar a Oro Negro aproximadamente 97 millones de dólares por servicios que Oro Negro ya había prestado”, sostiene.

Fuente: www.elfinanciero.com