Empresarios como Richard Branson y Elon Musk quieren enviar a más personas al espacio, pero el costo y las condiciones físicas que deben tener pueden representar un reto.

Aunque apenas unos pocos turistas espaciales han escapado a la gravedad de la Tierra, la última frontera de la humanidad se siente más cerca que nunca.

Tres multimillonarios, Jeff Bezos, Elon Musk y Richard Branson, están en una carrera para hacer que esto suceda.

SpaceX, de Musk, esperaba enviar a dos turistas a orbitar alrededor de la Luna a fines de este año, plan que parecía retrasado. Luego, la compañía anunció que había inscrito a su primer pasajero para ese viaje, y la identidad del viajero se revelará el 17 de septiembre. Cuando alguien preguntó a Musk en Twitter si sería él, el CEO respondió con un emoticón de la bandera japonesa.

Una cosa está clara: los ricos serán los primeros en ir. Han pasado 17 años desde que el primer turista visitó la Estación Espacial Internacional, un boleto de ida y vuelta de 20 millones de dólares del estadounidense Dennis Tito, que entonces tenía 60 años, exingeniero de la NASA que dejó la agencia para hacer fortuna en finanzas. Los viajeros posteriores pagaron unos 30 millones de dólares.

Pero si puedes costearlo, el estado físico no debería ser obstáculo para la mayoría. Las investigaciones han demostrado que la tensión psicológica, fundamentalmente la ansiedad, son un problema mayor.

¿Y los riesgos? Alrededor de uno por ciento de posibilidades de no regresar, de acuerdo con la investigación financiada por la Administración Federal de Aviación, más o menos similar a escalar el Monte Everest.

A continuación, damos un vistazo a quiénes han viajado y quiénes serán los próximos.

1. La nave Soyuz TMA-16 fue lanzada desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, el 30 de septiembre de 2009, para llevar al ingeniero de vuelo de la Expedición 21, Jeffrey N. Williams, al ingeniero de vuelo, Maxim Suraev, y a Guy Laliberté, a la Estación Espacial Internacional.

Laliberté se convirtió en el séptimo turista espacial y último (hasta la fecha). La NASA ha declinado enviar civiles tras el desastre del Challenger en 1986, por lo que los viajes han sido a bordo de naves rusas.

2. La Soyuz TMA-7 (cápsula de Olsen) llevó al empresario e inventor Gregory Olsen a la Estación Espacial Internacional en 2005. Pasó nueve días en el espacio, después de cientos de horas de entrenamiento.

3. El estadounidense Dennis Tito pagó 20 millones de dólares para ser el primer turista en el espacio en abril de 2001. A bordo de la nave rusa Soyuz TM-32 junto a dos cosmonautas, el empresario de 60 años pasó ocho días en la EEI para luego regresar a la Tierra en una Soyuz TM-31.

4. Anousheh Ansari, Mark Suttleworth y Charles Simonyi: Si bien los astronautas financiados por el Gobierno soportan estrictos regímenes de entrenamiento para prepararse para la tensión psicológica y física de los viajes espaciales, las investigaciones sugieren que la mayoría de la gente está preparada para el lanzamiento.

5. La nave espacial Soyuz TMA-13 fue transportada a su plataforma de lanzamiento en el cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán, el 10 de octubre de 2008.

El lanzamiento dos días más tarde llevó al empresario Richard Garriott al espacio, convirtiéndolo en el sexto turista espacial. El boleto de 30 millones de dólares permitió a Garriott seguir los pasos de su padre astronauta.

6. Charles Simonyi disfrutó tanto la experiencia que viajó dos veces.

7. Boeing planea comercializar cualquier asiento vacío que tenga en su nave ST-100 Starliner a través de Space Adventures.

El retiro en 2011 del programa de transbordadores espaciales de 30 años, ha significado que Estados Unidos tenga que depender de contratistas extranjeros para mantener las operaciones de la EEI.

8. El fabricante de globos de gran altura World View Enterprises espera, algún día, transportar hasta seis turistas al espacio al mismo tiempo, utilizando una cápsula espacial presurizada.

9. El SpaceShipTwo VSS Unity, de Virgin Galactic. El fundador de Virgin, Sir Richard Branson, planea comenzar los vuelos para turistas desde el Spaceport America de la compañía ubicado en Nuevo México a partir del próximo año.

10. El multimillonario fundador de Amazon, Jeff Bezos, está financiando a la compañía de cohetes Blue Origin por una suma de mil millones de dólares al año a través de la venta de acciones de Amazon.

“El precio de ingreso al espacio es muy alto”, dijo recientemente Bezos en Nueva York. “Estoy en el proceso de convertir mis ganancias de la lotería de Amazon en un precio de ingreso mucho más bajo para que podamos ir a explorar el sistema solar”. La compañía planea vender boletos a los turistas en 2019.

11. El Dream Chaser tipo transbordador de Sierra Nevada Corporation se está desarrollando para ayudar a reabastecer la EEI, pero también podría ser utilizado comercialmente para transportar turistas espaciales.

12. La nueva generación de cohetes reutilizables y los menores costos de lanzamiento hacen que los vuelos espaciales sean más asequibles. Un ejemplo es el New Glenn, de Blue Origin, y el SpaceX Falcon 9.

SpaceX lanzó por primera vez en mayo el Falcon 9 Block 5, el cohete programado para llevar astronautas a la EEI.

13. Axiom Space, con sede en Houston, comentó que planea lanzar módulos de habitación para complementar la Estación Espacial Internacional.

14. La Aurora Station, de Orion Span, calificado como el “primer hotel de lujo en el espacio”, podría lanzarse en 2021.

La nave espacial orbitaría a 321 mil 869 kilómetros de la Tierra, ofreciendo a seis huéspedes 384 amaneceres y puestas de sol mientras dan vueltas al planeta.

El viaje de 12 días comienza en 9.5 millones de dólares por persona, o alrededor de 791 mil 666 dólares por noche.

Fuente: www.elfinanciero.com