Las calles en varias localidades tienen hasta dos metros de agua y hay estructuras destrozadas

El boletín del Centro Nacional de Huracanes de las 10:00 AM GMT (las 6:00 AM hora local) indica que el ojo del huracán Florence está a punto de impactare en la costa de Carolina del Norte y representa una “amenaza de vida”, con promesas de “inundaciones catastróficas” y serios daños.

El ciclón impactará en breve en la costa de Carolina del Norte, y se desplazaba a 9 km/h, agregó el NHC, que advirtió que impone “una marejada ciclónica amenazante para la vida” y que “la amenaza de inundaciones por las lluvias aumentará durante los próximos días”.

El boletín indica que se han detectado ráfagas de entre 127 y 131 kilómetros por hora en Cabo Lookout y Topsail Beach, North Carolina, mientras que los niveles de agua en Pamlico Sound y Emerald Isle “permanecen elevados”.

En Emerald Isle, Carolina del Norte, el agua alcanzó una altura de 1,92 metros (6,3 pies). Emerald Isle está a unos 135 kilómetros (84 millas) al norte de Wilmington. Los efectos de Florence sobre la región podrían durar varios días y dejar una amplia zona sumergida bajo el agua procedente del océano y la caída en forma de intensas precipitaciones.

Así se ve circular en automóvil bajo la tormenta Florence en North Carolina, según la cuenta de Twitter del NHS en Newport/Morehead. Reportan “muchos árboles dañados, destrozos y cortes de tendidos de cables eléctricos en la isla”, además de inundaciones en los accesos.

Grandes áreas de New Bern también estaban bajo el agua. Allí, las autoridades buscaban rescatar en la madrugada del viernes a 150 personas.

En Carolina del Norte, estado de la costa atlántica estadounidense, unos 150.000 hogares ya se encontraban sin energía eléctrica, según el servicio local de emergencias.

La inmensa tormenta se debilitó durante la noche del jueves a categoría 1, de 5 en la escala de Saffir-Simpson, pero las autoridades advirtieron de los riesgos de los potentes vientos de 150 kilómetros por hora y las lluvias torrenciales.

Cerca de la línea costera los vientos ya se hacían notar este jueves y la localidad de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, estaba prácticamente desierta.

Aunque en la tarde, algunos surfistas aprovechaban las grandes olas provocadas por el huracán.

“Yo me sentía bien hasta que me desperté esta mañana y vi que era una ciudad desierta”, contó un residente de 40 años que dijo que se refugiaría en Charlotte, tierra adentro.

No bajar la guardia

Brock Long, director de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA), ha advertido a la población de tomarse al ciclón serieamente independientemente de su categoría.

En tanto, Steve Goldstein, director de la agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), advirtió que “se producirá un aumento del nivel del agua de 1,8 a 2,7 metros”.

Según Goldstein, se espera que Florence toque tierra en los estados de Carolina del Norte y del Sur “en algún momento del viernes en la tarde, del viernes por la noche o del sábado”.

El NHC también emitió advertencia de tormenta tropical desde el sur del río South Santee hasta Edisto Beach, en Carolina del Sur, que significa que esta condición se presentará en las próximas 12 a 24 horas.

Se mantiene un aviso de marejada ciclónica en la zona, donde el NHC alerta de que “existe la posibilidad de inundaciones que amenacen la vida” debido a un aumento del nivel del mar “moviéndose tierra adentro”.

Qué es la marejada ciclónica y cuáles son su consecuencias

A medida que la tormenta se acercaba, el presidente estadounidense Donald Trump y las autoridades estatales y locales instaron a los residentes que se encuentran en la trayectoria del huracán a que evacuaran sus casas.

“Estamos completamente listos para el huracán Florence, a medida que la tormenta se vuelve más grande y más potente. ¡Sean cautelosos!”, escribió Trump en un tuít.

Los llamados a tener cuidado con la tormenta llegaron hasta el espacio, y desde la Estación Espacial Internacional el astronauta alemán Alexander Gerst tuiteó fotos de la gigantesca tormenta y escribió: “¡Cuidado, Estados Unidos!”.

https://vanguardia.com.mx