DETRÁS DE TODA GRAN FORTUNA, SIEMPRE HAY UN GRAN CRIMEN -HONORE DE BALZAC-

118

Por: Juan Uriza Lara

Es la frase que trata sobre aquellas personas, que presumen de riqueza; pero que de la noche a la mañana, surgieron a la lista de los poderosos económicamente hablando. Algunas de esas que aparecen en las páginas sociales, de los periódicos de mayor circulación y de las revistas que se expenden y se sostienen en parte, con el pago que dan aquellos deseosos de publicidad, de su vida de lujos. México es un gran país, porque a pesar de tanto político rapaz y voraz, que hemos tenido: que aprovecharon el poder (no en beneficio, sino en perjuicio), y lo utilizaron para enriquecerse, traicionando al pueblo que le otorgo su confianza; sigue fuerte y avanzando ante la competencia frente a otros países.

Es vergonzosa la lista de ex gobernadores, que a través de malos manejos se enriquecieron, dejando una enorme deuda a su estado. Aparecen presidentes municipales; diputados locales y federales, así como senadores y hasta líderes sindicales; y son los que han engrosados la lista de ricos, y algunos hasta en Forbes aparecen como grandes empresarios, pero que entre ellos conocen, que manejan fortunas de políticos que los utilizan para cubrirles la espalda.

Nombres???  Está de sobra mencionarlos,  y no merecen un espacio en esta nota. Pero si debo señalar, que la impunidad y la aplicación de justicia mediática que se hace generalmente cuando alguno de ellos es perseguido, y que no pasa de ser “mediática” dicha justicia; es el punto neurálgico, para que la corrupción no disminuya. El último caso del ex gobernador de Veracruz, es una prueba notoria de como en nuestro país, es posible jugar a la procuración de justicia y no pasa nada. Al principio, los gobiernos se ensalzan con notas de prensa, que dan cuenta sobre la detención y consignación de algún personaje importante. Pero después pasado un tiempo y que se exhiben las irregularidades que se cometieron en las investigaciones, que traen como consecuencia sentencias absolutorias o la imposición de penas mínimas, guardan silencio y ya no pasa nada.

Se ha vuelto redituable, eso de prometer en campañas políticas “investigar y perseguir” al presidente de la nación; a los gobernadores, y los presidentes municipales, que no han servido; sino que se han servido del encargo y han heredado grandes deudas públicas.  Sin embargo, y aun cuando en los últimos diez años, se ha metido a la cárcel al mayor número de gobernadores estatales; por ejemplo, lo cierto es que al final se han beneficiado por la integración de malas averiguaciones previas o carpetas de investigación. Asuntos que han sido manipulados para engañar a la gente deseosa de justicia contra malos gobiernos; porque si se tratara de investigaciones profesionales, desde luego que el brazo de la justicia alcanzara también a todos aquellos (personajes), servidores públicos, que de alguna u otra manera también se involucraron en los manejos turbios de aquellos gobernantes.

En Reynosa, por ejemplo: es de sobra conocido que JOSE ELIAS LEAL, ex presidente municipal, dejo una gran deuda y su administración barrio con todo el equipo y sistemas que guardaban toda la información relativa a su gestión y que tiene un hotel en San Miguel de Allende, que no poseía a su ingreso como presidente municipal. Eso por citar, solo algo de su negro desempeño que lo enriqueció y también a varios de sus colaboradores. Por ejemplo, esos que con una camioneta, una cortadora de zacate, pala y talache, brindaban servicios de mantenimiento al municipio, y que ahora se ostentan como empresarios. Gente de quienes constan los grandes cobros mensuales que ejercían por limpiar parques.  

Y que ha pasado con ellos??, pues nada sencillamente, porque a este tiempo ya se hubieran ejercido mínimo sanciones administrativas. Pero en cambio,  tenemos que algunos de sus ex colaboradores, ya ocupan diversos espacios públicos, y otros se dice que están por retornar e ingresar a direcciones del municipio. Al final, todo se traduce en mera simulación y sigue prevaleciendo la amistad, la parentela o el compadrazgo, y ahora por la inseguridad (la delincuencia), para el acomodo y la incursión en el servicio público, sin que interese la capacidad para el cargo que se designe. Esto último solo sirve para rematar mi nota, con otra frase que cita: Suerte te de Dios, que el saber nada te importe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here