Los guiones de la adaptación al cine del libro infantil de L. Frank Baum, que catapultó a la actriz Judy Garland a la fama, podrían alcanzar 1.2 mdd.

Los guiones originales de El Mago de Oz y otros materiales de archivo de la película de 1939 serán subastados en diciembre y podrían alcanzar hasta 1.2 millones de dólares.

La casa de subastas de Los Ángeles Profiles in History informó este jueves que se estaban vendiendo cuatro libretos manuscritos de Noel Langley.

Langley, quien murió en 1980, fue uno de una docena de guionistas que trabajó en la adaptación a la pantalla grande del libro infantil de L. Frank Baum que catapultó a Judy Garland a la fama y se convirtió en un filme clásico.

Los primeros tres guiones originales de Langley, fechados entre el 5 de abril y el 14 de mayo de 1938, se están vendiendo junto con un cuarto borrador del libreto, escrito por Florence Ryerson y Edgar Allan Woolf, y un quinto de Langley de agosto de 1938.

“Es el manuscrito más importante de la historia de Hollywood”, dijo en entrevista Brian Chanes, director de consignaciones en Profiles in History.

Chanes dijo que las notas manuscritas de más de 150 páginas eran “la génesis de El Mago de Oz”, ya que muestran su desarrollo y cambios desde el primer borrador hasta la versión final.

Unas 16 fotos de efectos especiales, incluyendo la secuencia del tornado que transporta a Doroty (el personaje de Garland) de Kansas a la tierra mágica de Oz, serán incluidas en el lote.

El archivo está siendo vendido por una persona anónima que se lo había comprado hace años al difunto coleccionista de Los Ángeles Forrest J. Ackerman, dijo Chanes.

Profiles in History estimó un valor de venta de 800 mil a 1.2 millones de dólares por el material de archivo, que será subastado durante su venta de recuerdos de Hollywood del 11 al 14 de diciembre en Los Ángeles.

Langley, Ryerson y Woolf tuvieron el crédito por el guión cuando la película se estrenó en 1939, pero muchos otros también realizaron revisiones y contribuciones.

“El estudio asignó un número de guionistas y cada guionista no sabía en qué estaba trabajando el otro. Los otros no quedaron en nada”, dijo Chanes. “Noel Langley es quien realmente monta el escenario”, agregó.

El Mago de Oz ganó dos premios Oscar por la música tras ser estrenada en 1939, pero se convirtió en uno de los musicales más conocidos de la historia de Hollywood. En 1989, fue uno de los primeros en ser preservados por el Registro Nacional de Cine.

Fuente: www.elfinanciero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here