Eduardo Ramírez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción, insistió en que el proyecto ejecutivo debe contener tiempos de construcción y tomar en cuenta situaciones como el aumento de costos en insumos.

Ante la ausencia de un proyecto ejecutivo sobre el Tren Maya, existe el riesgo de sobrecostos y prolongación del tiempo de construcción de éste, advirtió este miércoles Eduardo Ramírez Leal, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CMIC).

Ramírez Leal consideró que por factores como el impacto del tipo de cambio en los insumos es tan importante contar con un proyecto ejecutivo en cualquier obra que determine el tiempo de construcción y los costos.

A pregunta expresa sobre si hay riesgo de sobrecostos ante la falta de un proyecto ejecutivo, respondió que sí. “La sociedad nos ha reclamado desde un punto de vista técnico y nos han dicho que las obras que estaban planeadas para hacerse en desentonado tiempo y costo no se cumplió”.

Ramírez Leal estimó que en más del 95 por ciento de los casos se registran sobrecostos de las obras, porque el proyecto no estaba completo, es decir, no se tomaron condiciones de medio ambiente, de capacidades de carga de los suelos, de los problemas hidráulicos, problemas que tienen que ver con energía, de los derechos de vía o costo del uso de suelo.

“Y entonces cuando se empieza a realizar una obra y no se tiene contemplado todo esto, a la hora que arranca termina costando más y el tiempo también se alarga”, dijo en entrevista durante el 1st Aluminum Forum Innovation & Future México 2018, organizado por la Cámara Nacional de la Industria del Aluminio (CANALUM).

Añadió que a los problemas de costos y tiempo de construcción debe agregarse que durante la ejecución de la obra puede ocurrir que se detiene su construcción porque un permiso no se consiguió, o porque el punto donde está ubicada genera un riesgo ecológico, o bien, que el dólar se encareció.

“En este caso ambiental se tiene que hacer una remediación y pues es un trabajo adicional, y ese trabajo adicional se tiene que cobrar. Y si la obra trascendió el tiempo para el que estaba planeada y nuestro peso se devaluó frente al dólar, pues subieron los insumos. Y si subieron insumos, se transfieren los costos diferentes a los que se planearon desde el arranque”, sostuvo.

El presidente insistió en que el proyecto ejecutivo hace la diferencia. “¿Por qué las obras más grandes que se hacen en el país han costado más? Porque no tenían los proyectos ejecutivos completos. Y también pedimos que se hagan las revisiones como marca la ley. Y si alguien está ejerciendo algún acto fuera de ley, que se les castigue, pero que no se siga vinculando a todos los constructores”, expuso.

Ramírez Leal dijo que están buscando reunirse con el equipo de transición y en especial con las futuras autoridades de Fonatur para revisar qué estudios son los que se tienen hasta el momento, pues hay empresarios de la región sureste del país interesados en participar en las licitaciones para el Tren Maya pero requieren información.

Fuente: www.elfinanciero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here