Pasado… ¿pasado?

35

Por: Mario Vargas Suárez

La letra de esta popular canción fue escrita por el ‘Divo de Juárez’, Alberto Aguilera, Juan Gabriel, popularizada en la voz del Príncipe de la Canción, José Rómulo Sosa Ortiz, mejor conocido por su nombre artístico como ‘José José’

“Ya lo pasado, pasado… no me interesa… si antes sufrí y llore… todo quedo en el ayer,… ya olvide, ya olvide… ya olvide. Dice la primera estrofa.

Si esta bella y popular canción la quisiéramos aplicar ahora que cambiamos de sexenio presidencial, seguramente que seríamos muy sancionados por la crítica de todas las corrientes políticas como ha sido el tema de la amnistía.

No puede ser que lo Pasado, Pasado… porque algunas de las revelaciones periodísticas del Grupo Imagen, destaca que el sexenio de “Enrique Peña Nieto cerró con un aumento de entre 78 a 86% los precios de las gasolinas y diesel.”

Los costos, los hemos pagado los ciudadanos con auto o con necesidad de transporte -entiéndase, todos- como auténtico reflejo de las adversas políticas recaudatorias.

La gasolina Premium, según datos históricos de Pemex, en diciembre de 2012, se vendió a $11.37 por litro, mientras que el precio al 30 de noviembre de este 2018, llegó, en promedio, a $ 20.81.

Los números no fallan y con estos datos usted pagó $ 9 pesos con 44 centavos más por cada litro. Luego entonces si usted tiene desde el 2012 un auto con capacidad para 40 litros, usted está pagando $377.60 pesos de más por cada tanque.

Con este ejercicio simple se entiende que incluso el transporte público de pasajeros también aumentó considerablemente, aplicable a quienes no tiene auto propio o de plano, aun teniéndolo, han preferido este servicio. ¿Lo pasado…?

A menos de una semana de la toma de posesión de la nueva administración presidencial, el gran descalabro popular, el desencanto del pueblo que votó o no por el ahora titular del Poder Ejecutivo, sino de la esperanza, es que los precios de los combustibles bajarán hasta la conclusión de las seis refinerías que se planearon.

Pero no es todo, porque las cosas siguen igual que con el de Atlacomulco, por ejemplo en el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) que no andan del todo bien, por lo menos en Tamaulipas.

Quizá a nivel nacional sigan faltando médicos especialistas que atiendan enfermedades como la diabetes, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y esas comunes entre los derechohabientes.

Persisten la falta de medicamentos y una limitante provocada por el sistema computarizado que controla la dosificación a los pacientes adscritos a la dependencia, pues no se surten hasta que lo permita la programación institucional.

No es todo. Faltaría un análisis del sistema hospitalario y de recursos humanos, porque en consulta externa, se sigue observando que una parte del personal, continúa en el catálogo de la irresponsabilidad, cuando se ausentan de las áreas donde deben desempeñarse.

Sorprendió escuchar en la Subdelegación del Instituto, casi frente a la vieja Torre de Cristal, en la capital de Tamaulipas, que el trabajador que atiende la ventanilla No.10, correspondiente al Seguro Institucional, a eso de las 9:15 hrs., no estaba porque “…tal vez ande almorzando, porque es muy tempranero” expresó a manera de disculpa una compañera de labores.

El mismo fenómeno se presentó en la clínica hospital de la institución, donde el empleado del Servicio de Radiología se ausentó de su cargo por más de 45 minutos y una de sus compañeros, a manera de hipótesis dijo a eso de las 11:55 AM “… a la mejor anda almorzando.”

No es solo en el ISSSTE, sino en muchas dependencias de los tres niveles de gobierno, acostumbran tomar un tiempo de la jornada laboral para almorzar, comer o merendar, según la hora, porque ‘ya les toca’ y según la Ley Federal del Trabajo la jornada es de 8 horas continuas… pero…

Los seguidores de ‘ya sabes quién’ podrán gritar a todos los vientos que apenas el tabasqueño lleva siete días naturales (hoy cinco hábiles) y ya estamos exigiendo soluciones.

Error, dejo constancia de que los problemas de salud en el ISSSTE siguen y continúan porque como trabajadores traemos vicios muy acentuados, pero la verdad es en la burocracia. Soy de los que aseguran que en la iniciativa privada, tenemos otra conducta laboral.

¿Hasta cuándo? Desconozco la respuesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here