Los anillos desaparecerán dentro de 100 millones de años, arrastrados por la gravedad del planeta como una lluvia polvorienta de partículas de hielo, informó la NASA.

Saturno está perdiendo sus icónicos anillos. Y lo hace a un ritmo acelerado, a la tasa máxima estimada por las observaciones de las sondas Voyager 1 y 2 realizadas hace décadas, informó la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Por esta razón, confirma una nueva investigación de la NASA, los anillos desaparecerán dentro de 100 millones de años arrastrados por la gravedad del planeta como una lluvia polvorienta de partículas de hielo.

«Estimamos que esta ‘lluvia de anillos’ drena una cantidad de productos de agua que podrían llenar una piscina de tamaño olímpico desde los anillos de Saturno en media hora», dijo James O’Donoghue, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

Por lo anterior, dijo el especialista, todo el sistema de anillos desaparecerá en 300 millones de años, pero a esto se suma el material del anillo medido que cae en el Ecuador de Saturno.

Una de las interrogantes que han tenido los científicos, durante décadas, es si Saturno se formó con los anillos o si el planeta los obtuvo durante su evolución, indicó la NASA .

La nueva investigación favorece el último escenario, esto indica que es poco probable que los anillos tengan más de 100 millones de años.

O’Donoghue explicó que el sistema de anillos parece estar a la mitad de su vida útil, ya que si los anillos son temporales, alguna vez Júpiter, Urano y Neptuno, pudieron tener estos sistemas a su alrededor, pero que hoy en día solo tienen una línea delgada.

En su mayoría los anillos de Saturno están formados por trozos de hielo de agua que varían en tamaño, desde granos de polvo microscópicos hasta pedazos de varios metros de ancho.

Las partículas del anillo quedan atrapadas por el equilibrio entre la atracción de la gravedad de Saturno, que quiere atraerlas hacia el planeta, y su velocidad orbital, que busca arrojarlas al espacio.

El equipo de investigación precisó que le gustaría observar el comportamiento de la lluvia de anillos mediante las estaciones en Saturno.

Conforme el planeta avanza en su órbita de 29.4 años, los anillos se exponen al Sol en diversos grados. Debido a que la luz ultravioleta del Sol carga los granos de hielo y los hace responder al campo magnético de Saturno, la exposición variable a la luz solar debería cambiar la cantidad de lluvia de anillo.

Fuente: www.elfinanciero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here