La edición genética para fines reproductivos está prohibida en EU y gran parte de Europa, mientras que en China se prohíbe si viola los principios éticos o morales.

La agencia estatal de noticias de China, Xinhua, informó este lunes que los investigadores de la provincia de Guangdong determinaron que el científico, He Jiankui, que estuvo detrás del primer nacimiento de bebés cuyos genes habían sido modificados, realizó el experimento en otro embrión.

Jiankui habría evadido la supervisión de su trabajo y violado las normas de investigación porque quería ser famoso, informó el medio chino.

Las autoridades chinas habrían confirmado que He realizó el experimento en otro embrión que está actualmente en gestación, y aseveraron que podría enfrentar consecuencias por su trabajo.

El reporte señaló que He actuó solo y que será castigado por cualquier violación a la ley, aunque no especificó qué regulaciones pudo haber quebrantado.

El científico sorprendió al mundo en noviembre cuando afirmó que había alterado el ADN de dos gemelas con la esperanza de hacerlas inmunes al virus del sida.

Su trabajo ha sido ampliamente criticado por ser considerado poco ético debido a cuestionamientos sobre si los participantes entendían del todo los riesgos. También es considerado un riesgo médico por un posible daño a otros genes y cambios en el ADN que pueden pasarse a las generaciones futuras.

No ha habido una verificación independiente de su afirmación, que fue reportada primero por The Associated Press (AP), y que no ha sido publicada, aunque He dio detalles en una conferencia internacional de edición de genes realizada en Hong Kong. Algunos han especulado que podría ser una farsa.

Sin embargo, la investigación china parece confirmarlo. Las gemelas y aquellas personas involucradas en el segundo embarazo permanecerán bajo observación médica con consultas regulares supervisadas por las agencias sanitarias del Gobierno, añadió el reporte de Xinhua.

“Parece ser que han confirmado la existencia de los bebés”, comentó el médico Kiran Musunuru, quien es editor de la revista sobre genética de la Universidad de Pensilvania y revisó los materiales que He proporcionó a petición de AP.

Dado que la investigación china alega fallos de orden ético, el trabajo de He podría no ser publicado por una revista científica, pero “la información necesita estar disponible para que podamos saber exactamente qué se hizo”, dijo Musunuru. “Podría ser tan simple como ponerla en internet”.

Por el momento no se ha podido contactar al científico para conocer sus comentarios al respecto. Una persona de relaciones públicas con medios, que ha fungido como el portavoz de He, se negó a dar información. No está claro cuántos embriones editados quedan del experimento del científico y qué pasará con ellos.

Su escuela, la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur de la ciudad de Shenzhen, y los ministerios chinos de Salud y Ciencia también han dicho que están investigando y han puesto fin al trabajo de He.

La edición genética para fines reproductivos está prohibida en Estados Unidos y gran parte de Europa. En China, las normas ministeriales prohíben la investigación con embriones que “viole los principios éticos o morales”.

“Esta conducta viola gravemente la ética y la integridad de la investigación científica. Es una violación grave de las regulaciones nacionales y crea una influencia perniciosa en casa y en el extranjero”, señaló la investigación de la provincia de Guangdong.

www.elfinanciero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here