«La Mula» 

154
Por: Lic. Ernesto Lerma, titular de la columna y sección periodística.
Mi 8.5 de calificación al filme hollywoodense «La Mula»  (Año: 2018, Cineasta/Director: Clint Eastwood, Genero Fílmico: Aventura/Crimen/Drama, País: Estados Unidos, Nombre/Titulo Original: «The Mule», Elenco/Reparto de Actores/Estrellas: Clint Eastwood/Bradley Cooper/Diane Wiest/Michael Peña/Andy García/Clifton Collins Jr,/Ignacio Serricchio/Laurence Fishburne/Taissa Farmiga, Idioma: Ingles, Duración: 116 Minutos, Clasificación: B, Guionistas: Nick Schenk/Dave Holstein)…La formidable despedida oficial en el mundo de la actuación del veterano realizador estadounidense que nos entrega su cinta mas emotiva, sentimental y profunda, donde nos dice que aunque hagas el bien el que mal empieza mal acaba.
Dice el dicho que «viejos los cerros y aun reverdecen» esto se aplica a grandes cineastas veteranos del séptimo arte que aun siguen activos para su edad como Woody Allen que demuestran que siguen aportando interesantes cosas que decir a sus producciones, y «La Mula» es la película más reciente de otro gigante en Hollywood de todos los tiempos como lo es Clint Eastwood, en la que funge como director y en la que vuelve a hacer mancuerna con su protagonista de «El Francotirador» (2014), Bradley Cooper. En esta cinta Eastwood interpreta a Earl Stone, un veterano de la Segunda Guerra Mundial que se enfrenta, al mismo tiempo a la bancarrota, a sus 90 años y al inminente cierre de su negocio. En esas circunstancias alguien le ofrece trabajar para un cartel narcotraficante mexicano. En los avatares de su nuevo empleo Earl atrae la atención del agente de la DEA Colin Bates (Cooper) y la aventura para conseguir dinero se complica mucho más de lo que había planeado que en la década de los años 2000 trabajó como mula para el Chapo Guzman hasta que fue capturado durante una entrega. En el reparto están también Diane Wiest, Michael Peña, Laurence Fishburne, Clifton Collins Jr. y Taissa Farmiga. Marca el regreso a la actuación de Eastwood desde la estupenda cinta «Golpe de Efecto» (E.U. 2012, Robert Lorenz) y es la primera vez que Eastwood se dirija de nuevo a sí mismo tras la excelente «Gran Torino» (2008). En la sinopsis oficial de estaproducción del filme «The Mule», que está basado en un reportaje de New York Times Magazine sobre Sharp, se basa en la historia real de un hombre que en la etapa final de su vida al perder su negocio de flores exóticas, un veterano de la guerra de Corea, la necesidad lo obliga a convertirse en mula para el rey del narcotráfico mexicano en Estados Unidos, situación que lo lleva a replantear su vida y entender que no puede correr de los errores de su pasado, haciéndolo evaluar quién fue, quién es y qué será de él como un anciano horticultor que acabó convirtiéndose en eficaz correo del cartel narcotraficante de Sinaloa. Fue detenido en la ciudad de Michigan con un cargamento en la droga de cocaína valorado en mas de 3 millones de dólares. Nick Schenk («Gran Torino») escribió la primera versión del guion, que después ha sido reelaborado por Dave Holstein («Weeds»). Con el ritmo frenético de rodaje que está demostrando Eastwood a sus 88 años de edad, aun demuestra que tiene mucho que aportar al cine.

Obviamente la visión de Eastwood en su ultima cinta como director en la forma es súper cinematográfica con todos los clichés y lugares comunes en este tipo de producciones hollywooodenses, pero que en este drama criminal para mi gusto ypercepción es muy lograda, es toda una delicia volver a ver algo dirigido por Eastwood como siempre. Aunque no es su película más profunda, que no tiene la trama más firme o creíble pero que a pesar de ser una historia real, es lo suficientemente entretenida para darle una oportunidad. Eastwood lo pasa de lujo como la mula preferida del hombre más poderoso en el mundo del narcotrafico mexicano como lo fue el Chapo Guzman. En su interpretación en la arrugada piel de Earl a Eastwood lo vemos cantar y bailar como nunca. Es un cine comercial bien hecho que nos deja con una buena reflexión en su fondo, ya que por primera vez en muchos años gracias a «The Mule» vemos a un Eastwood relajado, demasiado agradable, en su papel como Earl, dueño de una granja de flores exóticas que termina sucumbiendo ante la venta de flores por internet, el es un tiravidas que no sea habla con su familia porque siempre les falló, pasando mas tiempo en convenciones de floristas, en bailes, persiguiendo mujeres y siendo lo que se llama «candil de la calle y oscuridad de su casa». Su hija no se habla con él desde que no llegó a su boda y su exmujer lo culpa hasta por el calentamiento global. Cuando Earl se ve obligado a cerrar su granja de flores por culpa del internet culpandolo de todo, decide aceptar un trabajo de mula transportando mercancía para un cártel de drogas mexicano dirigido por el Chapo en los años 2000 gracias a su impecable récord, en el que nunca lo han detenido ni le han puesto ninguna multa en todos los años que lleva conduciendo. Earl resulta ser tan bueno como mula que empiezan a darle cargamentos cada vez más grandes y le pagan cada vez mejor con lo que aprovecha para ayudar a su comunidad y a su nieta, intentando recuperar a su familia y el tiempo perdido. Y es que en años recientes Eastwood se ha convertido en una figura algo controversial por el tono y fondo de sus ultimas películas, ya que los militares norteamericanos lo han entendido como unos filmes de panfletos para unirse a las fuerzas armadas y sus apariciones en público refuerzan la imagen de este veterano actor y director como todo un reaccionario enfrentado con la modernidad al cometer graves errores que hacen a uno dudar de las intenciones de Eastwood que parece afirmar que su cristiandad y su experiencia bélica los hace automáticamente heroicos, cuando el elogio mata la complejidad.
Mi 8.5 de calificación a este filme que es muy significativo, ya que no solo se trata de la despedida oficial de Eastwood como actor, sino de una gran actuación en el personaje de Earl que de pronto se convierte en el empleado consentido de un capo bien interpretado con mucha elegancia por Andy García, ademas de un buen seleccionado elenco de actores viejos y jóvenes, que en el papel de Earl comienza a darle consejos a un joven gangster para que cambie de vida antes de acabar en prisión o de morir asesinado y que lo muestra tendiendo la mano hacia todo lo diferente, porque en «La Mula» nos muestra a un viejo veterano de guerra intentando encajar en un mundo que no entiende. Al principio de la cinta se ve una edición con un montaje muy acelerado y elíptico en su dinámico ritmo, como en el resto de la película que nos explica que el personaje principal es un florista exitoso que de repente se ve rebasado por el comercio en internet, lógicamente tratándose de un lugar común que nos permite ver al personaje de Earl Stone como algo más que una víctima de sus circunstancias, sin embargo la negligencia con la que ha ejercido el rol de padre y esposo equilibra su perfil más adelante. Eastwood nos dice en el fondo de su cinta que el hombre común sugieriendolo en toda la película, es como un sabio que otros no han sabido escuchar, esa es la idea fundamental de una producción cinematográfica muy sentimental pero que al menos contiene un aspecto interesante en la adaptabilidad del protagonista, ya que en ese contexto le da a la más reciente cinta de Eastwood un sentido muy importante en su extensa filmografía. Si las películas que ha dirigido en la última década ha hecho un esfuerzo algo torpe por comprender en Estados Unidos a la política de los conservadores, en esta es todo un cambio en su discurso. Si antes Eastwood intentó comprender a la derecha desde esa dirección, ahora él mismo se pone en la pantalla como el conservador aleccionado porque ambas estrategias parten de la misma intención conciliatoria. Quizá tengas este filme tenga sus fallas, pero sería imposible defender su permanencia en la historia porque «La Mula» es significativa en su cine que podrá prescindir de la película pero no nuestro tiempo ya que es aquí donde Eastwood, al igual que en sus recientes películas sobre soldados, resulta un poco ingenuo y, por ello, propenso al mas típico cliché del cine hollywoodense.
Lic.Ernesto lerma, titular de la sección y columna periodística.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here