Una de estas 14 colonias es nueva y se localizó en el Nevado de Toluca, señalaron la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la Alianza WWF-Fundación Telmex Telcel.

Las mariposas Monarca establecieron 14 colonias en el actual periodo de hibernación en bosques de Michoacán y el Estado de México, lo que significa un aumento de 144 por ciento en relación al monitoreo de 2017-2018, informaron la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y la Alianza WWF-Fundación Telmex Telcel.

Estas organizaciones destacaron que una de estas 14 colonias es nueva y se localizó en el Nevado de Toluca.

Durante la segunda mitad de diciembre, cuando ya habían llegado desde Estados Unidos y Canadá estos insectos al centro del país, y la tercera semana de enero de este año, investigadores de ambas instituciones, en coordinación con las comunidades locales, detectaron ocho colonias dentro de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca y seis fuera de ella.

En la Reserva de la Mariposa Monarca, la colonia más grande se registró en el ejido El Rosario (santuario Sierra Campanario) y la más pequeña en el ejido Contepec (santuario Cerro Altamirano), ambas en Michoacán; mientras que en el Estado de México se reportó una colonia mayor a una hectárea en el ejido El Capulín (santuario Cerro Pelón). Fuera de esta región, cerca del volcán Popocatépetl, se registró una colonia en Atlautla, Estado de México. El 24 de enero de 2019 se registró por primera ocasión una colonia en el ejido Ojo de Agua, en el Nevado de Toluca, Estado de México.

Andrew Rhodes, comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, explicó que el monitoreo de este año es una noticia muy positiva al detectarse la mayor superficie ocupada por la Monarca (Danaus plexippus) desde 2006-2007, cuando el área forestal que empleó este lepidóptero para hibernar fue de 6.87 hectáreas.

El Comité Científico Trilateral definió en 2015 que 6 hectáreas era la superficie adecuada para tener una población viable de Monarcas en Norteamérica. Sin embargo, es importante destacar que las poblaciones de esta mariposa son fluctuantes por lo que no se puede bajar la guardia en atender amenazas como el cambio climático, el cambio de uso de suelo y la degradación forestal.

“Esta mayor densidad de mariposas se debe a que durante la primavera pasada las Monarcas que regresaron a Texas concentraron la puesta de los huevecillos en el centro del estado, donde las pupas y las larvas se desarrollaron favorablemente, dando lugar a la primera generación de mariposas de Estados Unidos, que a su vez encontró condiciones climáticas favorables para repoblar todos los sitios de reproducción en Norteamérica. En parte es también producto del trabajo entre sociedad civil, científicos y gobiernos desarrollado estos últimos años. Por ejemplo, en Estados Unidos la sociedad ha respondido a un llamado para sembrar algodoncillos, las plantas de las que se alimentan las larvas de las Monarcas, y en México WWF y otras organizaciones trabajamos para establecer jardines con flores para alimentarlas con néctar durante su viaje”, explicó Jorge Rickards, Director General del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en México.

“Las Monarcas cuentan con una importante masa forestal para su hibernación en México, gracias a que se ha detenido la degradación de pinos y oyameles en la zona núcleo de la Reserva de la Mariposa Monarca, de acuerdo con el monitoreo forestal de 2017-2018, cuando sufrió afectaciones en 6.7 ha, lo que representó una reducción de 57.6 por ciento en relación a las 15.8 hectáreas degradadas en 2016-2017. Estamos cumpliendo en preservar árboles sanos para la mariposa, lo cual también ha contribuido a fortalecer su población”, agregó Rickards, al agradecer el apoyo de las comunidades para conservar los bosques y el respaldo de Gobierno y empresas.

www.elfinanciero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here