Estas pequeñas partículas de colores brillantes contienen elementos tóxicos y son ingeridas por los animales marinos.

Si las pones juntas parecerá que tienes entre tus manos perlas deslumbrantes, pero en realidad estas pequeñas esferas blancas y de otros colores brillantes que han sido llamadas ‘lágrimas de sirena’ son verdaderas ‘asesinas’ de los océanos.

Se trata de las pequeñas partículas de plástico de colores vivos y brillantes, que se usan como ‘ladrillos’ para construir desde botellas desechables hasta aparatos electrónicos.

Al ser tan pequeñas son arrastradas hasta los mares y otras fuentes de agua, y en grandes cantidades ponen en peligro a los seres vivos que habitan en ellas.

Estas pequeñas bolitas de plástico miden entre 1 y 5 milímetros de diámetro, y son clasificadas como microplásticos primarios, junto a las microperlas utilizadas en detergentes y cosméticos.

Son peligrosos porque al ser de colores llamativos llaman la atención de los animales marinos y las ingieren porque las confunden con su comida. Aunque son pequeñas contienen elementos tóxicos, además de que su forma y porosidad las convierte en una especie de esponjas que atrapan compuestos contaminantes y microorganismos patógenos.

Como ejemplo, se han dado casos de plásticos, cuyo análisis demostró la presencia de E.coli, una bacteria frecuentemente implicada en infecciones del tracto urinario o intoxicaciones alimentarias, entre otras patologías.

Por ello, la Asociación para la Conservación Marina (Fidra), una organización ambiental escocesa, busca reducir los desechos plásticos y la contaminación química en mares, playas y el medio ambiente.

La organización ha realizado campañas para recolectar estas lágrimas y reporta que en Reino Unido se recogen anualmente 53 mil millones de estas pequeñas partículas, lo cual sería suficiente para fabricar 88 millones de botellas desechables.

www.elfinanciero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here