La película animada de Ariel y Sebastian debutó en la pantalla grande en 1989.

El personaje tomando del cuento de Andersen se ha convertido en el puente entre princesas clásicas como la Cenicienta y la Bella Durmiente y modernas como Mulan y Mérida.

No es poco común que algunos lloren con tan solo ver a Jodi Benson. A veces se hiperventilan o gritan, pero muchos simplemente rompen en llanto. Benson los abraza y hasta les da suaves palmaditas en la espalda.

Benson no es un nombre famoso, pero para muchos es una parte importante de su infancia. Ella fue quien hizo la voz original de Ariel, la heroína del éxito animado de Disney de 1989 La Sirenita (The little mermaid), que este año celebra su aniversario número 30

La cinta también tuvo un papel importante al hacer de Disney una gigante de la animación y revivir esta forma de arte. Muchos creen que Anna y Elsa de Frozen no existirían de no ser por Ariel.

«Disney estaba empezando a meterse en un ritmo que continuaría, pero siento que mucho de eso comenzó con La Sirenita», dijo Ron Clements, quien coescribió y codirigió la cinta.

Alrededor de un año después de hacer la prueba para Ariel, Benson recibió la llamada de que fue seleccionada para el papel. «Había olvidado por completo que había audicionado», contó. En ese entonces, el trabajo de doblaje no era muy glamoroso y las grandes celebridades no lo consideraban.

«No era un buen trabajo. Hacer doblaje era lo que uno haría si fracasaba en su carrera», señaló Benson. Pensó que Ariel sería solo otra marca en su currículum, pero «las cosas cambiaron de la noche a la mañana».

Impulsada por canciones de Alan Menken como Under the Sea y Kiss the Girl, La Sirenita ganó dos premios Grammy y recibió tres nominaciones al Oscar. Fue aclamada por la crítica (Roger Ebert la llamó una «fantasía animada alegre e ingeniosa») y recaudó 211 millones de dólares en la taquilla mundial. Padres de hijos con dificultades de aprendizaje le han dicho a Benson que las primeras palabras de sus hijos fueron de la película.

En los últimos 30 años, Ariel se ha convertido en el puente entre princesas clásicas como la Cenicienta y la Bella Durmiente y modernas como Mulan y Mérida. Y Benson se ha convertido en la embajadora oficial de Ariel (contratada para secuelas, videojuegos y cortometrajes) mientras le presta su voz a personajes como Barbie en la franquicia de Toy Story.

Sus brazos siempre están abiertos para sus admiradores y ahora le da la bienvenida a una cuarta generación de seguidores de «La Sirenita».

«Uno tiene este momento multigeneracional que las familias pueden compartir, y tengo la suerte de ser una pequeña pieza del rompecabezas de su historia».

www.elfinanciero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here