Expertos en arte descubrieron que la ‘Virgen de la Granada’, que se suponía era una falsificación, en realidad provenía del taller del artista italiano.

Una pintura que por años fue considerada como una falsificación de una obra maestra de Sandro Botticelli, de hecho proviene del propio taller del maestro en Florencia, descubrieron expertos en arte en Gran Bretaña.

Tras despojar un siglo de barniz amarillento y suciedad de la superficie, los curadores confirmaron este jueves que la Virgen de la granada, una versión más pequeña del famoso cuadro de 1487 en la Galería de los Uffizi en Florencia, era «estilísticamente demasiado similar como para ser una imitación».

Se había asumido que la pintura era una copia posterior porque difiere de la original en sus detalles, y la gruesa capa de barniz amarillo había escondido la calidad de sus vívidos rojos, azules y dorados.

Pero Rachel Turnbull, una experimentada curadora de la fundación English Heritage, que cuida cientos de lugares históricos, dijo que radiografías y pruebas con luz infrarroja mostraron un esbozo y cambios a la composición poco comunes en falsificaciones.

«Es del periodo correcto, técnicamente correcta y fue pintada sobre álamo, un material comúnmente usado en esa época», señaló.

La pintura circular, parte de una colección adquirida por un magnate de los diamantes, muestra a un grupo de ángeles rodeando a María, quien carga al Niño Jesús y una granada como símbolo de su futuro sufrimiento. Aunque pequeño, el cuadro incluye detalles exquisitos y pan de oro adornando el halo de María y las alas de los ángeles que la veneran.

La obra se exhibirá a partir del 1 de abril en Ranger’s House, una villa georgiana en el sureste de Londres.

www.elfinanciero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here