TRUMP

122

Por: Lic. Juan Uriza Lara.Somos Abogados Liberales Independiente

Cuando tienes un vecino que te ocasiona conflictos o que tiene problemas en su casa y no los soluciona, a pesar de que aquellos inciden en la tuya; es indudable que tienes todo el derecho de hacer lo conveniente, para que sus problemas no trasciendan en perjuicio de aquello que tienes obligación y te corresponde proteger.

En ese sentido, las amenazas del presidente de los EEUU., son válidas cuando advierte que si el gobierno de México, no soluciona el problema de la inmigración que está permitiendo respecto de nuestros vecinos centroamericanos, entonces cerrará “la maldita frontera”.

Y, es que nuestro presidente se está equivocando cuando dice, que no entrará en confrontación con Trump. Y eso es así, porque no se trata de una opinión de la que se puede disentir, sino más bien, es un grito de exigencia ante la actitud apática y negligente del gobierno mexicano, en intervenir a través de una política migratoria racional, que si bien respete los derechos humanos de los inmigrantes, evite causar problemas al vecino país norteamericano.

El señor presidente de México, se escuda diciendo que van a otorgar permisos migratorios a los centroamericanos, para evitar que se introduzcan a los EEUU. Pero es claro que la intención de aquellos, no es la de permanecer en México, sino únicamente de utilizarlo como trampolín que los impulse a introducirse en aquel país.

Por otro lado, el presidente debe estar preocupado y ocupado, en generar u ofrecer primero a nuestros connacionales, el trabajo que ofrece; pero que contrario a su dicho, les está mermando, por ejémplo, a todos los ex funcionarios públicos federales, que ha despedido, con el pretexto de una saturación de empleos.

Contra la política migratoria de los vecinos gringos, nuestros legisladores han contribuido en relajar e impulsar la introducción ilegal al país de personas extranjeras. Por ejemplo, el delito que antes se encontraba previsto en el artículo 138 de la Ley General de Población que estaba vigente en dicha ley, ahora conocida como Ley de Migración, fue derogado; y por ende la conducta consistente en que un extranjero se introduzca al país sin el permiso migratorio correspondiente, dejó de ser delito.

De hecho uno de los objetivos de hacer una ley migratoria más justa, según los legisladores de aquél entonces, era la de facilitar y ordenar los flujos migratorios desde y hacia nuestro país, privilegiando la protección y el respeto de los derechos humanos de los migrantes así como la seguridad nacional.

Y todo eso es válido, pero siempre y cuando también el gobierno haga valer el estado de derecho, que tiene obligación de preservar. Porque el consentir un flujo indiscriminado de inmigrantes hacia el interior del país, sin el permiso correspondiente; contribuye al quebrantamiento de las leyes y no solamente pone en peligro la seguridad nacional, sino atenta contra la del país vecino, cuyo gobierno fundadamente exige que el nuestro cumpla con lo que le corresponde en materia de migración.

Entonces en el asunto que nos ocupa, así como el de otros que no se atienden, no se trata de ponerle solución con un “amor y paz”, sino requiere de acciones que nuestro gobierno tiene que atender y que obviamente sustentan las leyes que prevén sobre el actuar en materia de migración.

No se puede permitir que alguien quebrante la ley y luego solucionarle la situación premiándole al concederle permiso y luego darle trabajo. Cuando lo correcto acorde a la ley, es que quien pretenda (extranjero) introducirse al país, solicite permiso a migración y dependerá la autorización de que cubra los requisitos que establece la ley.

Concluyo mi comentario diciendo: Un gobierno no está para consentir actos ilegales, porque al permitirlos se vuelve cómplice de aquellos; y si cualquier conflicto generado por actos ilegales, quiere solucionarse con “amor y paz”, entonces el presidente debe olvidarse de cualquier acto de corrupción y de aquellos que no comulgan con su política, para que así haga válida verdaderamente su frase.

Lic. Juan Uriza Lara.
Somos Abogados Liberales Independiente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here