Piso 12

34

Por: Mario Vargas Suárez

Ayer usted leyó en este espacio sobre los recortes presupuestales que el gobierno federal mexicano ha preparado para el 2020, pero también lo que hemos vivido este 2019, primer año de la 4T.

Es importante la conclusión popular para un importante sector, que se traduce en reprobación, nada satisfactorio. Pese a los fanáticos que siguen con la idea -minoría por cierto- de que es buen gobierno.

Quizá lo más relevante es lo que vivimos los ciudadanos, los que pagamos impuestos, que simplemente esperamos a cambio se traduzcan en seguridad pública, generación de servicios, empleo, obra pública como pavimentación, carreteras, electrificación, etc.

Hoy, Piso 12 se refiere a la Torre de Cristal del complejo Revolución Verde (1980) , que construyó el matamorense Enrique Cárdenas González, durante su gestión como gobernador (1975-1980), sin duda un edificio moderno que durante varios sexenios ha servido de oficinas a varias secretarías.

Piso 12 son los niveles que tiene esa joya de la arquitectura moderna, pero que a casi 39 años de su inauguración presenta problemas de mantenimiento, pues tiene varias semanas que los elevadores no funcionan y los rumores argumentan que no hay dinero para repararlo.

Lo sorprendente es que quienes fungen como funcionarios de alguna dependencia con oficinas en esa Torre de Cristal, simple y sencillamente hacen lujo de su ¿prepotencia?, cuando obligan a los empleados a subir y bajar sin servicio de elevador. Una maestra comisionada al piso 11 asegura que de no llegar a tiempo a su oficina, corre el riesgo de ser reportada por retardo y no hay poder que evite esos descuentos.

Ningún funcionario -del nivel que me diga- se le ha ocurrido que los usuarios o público en general, eviten las escaleras, colocando escritorios o mesas que sirvan de gestoras para no subir hasta el piso donde se hagan los trámites.

Para intentar solucionar la problemática, quienes se jacten de servir, pudieran implementar soluciones ejecutivas, acciones donde el público sea el beneficiario, donde desaparezca o por lo menos atenúe la prepotencia de quien funge como autoridad.

Trascendió que un alto funcionario de la Torre de Cristal, del Boulevard Praxedis Balboa, convocó a una reunión a sus subordinados, todos mayores de 55 años de edad,  con oficinas fuera del edificio y hubo quien subió hasta el Piso 12 pero con escala de dos en dos niveles, lo que tardó poco más de 45 minutos.

Se sabe hay gestores que  llegan a subir y bajar hasta 5 veces en su turno de trabajo y desde luego, los recordatorios maternales -a quien corresponda- son frecuentes en las horario laboral y extra laboral.

Los medios informativos han hecho la denuncia sobre esta irregularidad, pero el silencio ha sido la respuesta, lo que se sabe -como que no hay dinero para comprar las refacciones para reparar el elevador- es producto de ‘radio-pasillo’, porque no hay una voz oficial  que se haga responsable del tema.

Es muy posible que la falta de mantenimiento de los edificios públicos en Tamaulipas, se deba a la retención de partidas presupuestales federales… aunque solo son especulaciones, pero no es de extrañar que esto suceda.

En este importante tema ¿no habrá en Tamaulipas una universidad, instituto o escuela, cuyas especialidades tengan que ver con el tema de elevadores, de tal manera que se pudieran ahorrar gastos?

Seguro estoy que todos los empleados que trabajan del 3º piso en adelante lo agradecerán y con ellos seguro obtendrán mayores rendimientos en ejercicio laboral. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here