«Contra lo Imposible»

102
Lic.Ernesto Lerma, titular de la sección y columna periodística.
Mi 8.5 de calificación al filme «Contra lo Imposible» (Cineasta/Director: James Mangold, País: Estados Unidos, Año: 2019, Elenco/Reparto de Actores/Estrellas: Matt Damon/Christian Bale/Jon Bernthal/Caitriona Balfe/Noah Jupe/Josh Lucas/Tracy Letts/JJ Feild/Ray McKinnon/Jack McMullen, Nombre/Titulo Original: «Ford v. Ferrari», Guionistas: Jason Keller/Jez Butterworth/John-Henry Butterwort, Clasificación: B, Duración: 152 Minutos, Idioma: Inglés, Género Fílmico: Aventura/Drama/Deporte)…Una más que correcta producción fílmica de época que funciona por la química de la pareja dispareja de sus personajes principales, en un contexto de época deportiva persiguiendo el típico sueño y triunfo americano. Por: Lic.Ernesto Lerma, titular de la columna y sección periodística.
El competente cineasta estadounidense James Mangold dirige un proyecto sobre la batalla entre los diseñadores de Ford y Ferrari para crear el auto más rápido del mundo. El relato, basado en una historia real, seguirá al excéntrico y decidido equipo de ingenieros y diseñadores estadounidenses, liderados por el visionario Carroll Shelby y su conductor británico, Ken Miles, a quienes Henry Ford II les asigna la misión de construir un auto con la capacidad para derrotar al dominante equipo de Ferrari en el Campeonato Mundial de Le Mans de 1966, la película sobre Ford y Ferrari tienen su hogar en 20th Century Fox, que ya trabajó con el realizador en las cintas «Logan» (2017) y «Wolverine: Inmortal» (2013). Mangold desarrollo el filme sobre Ford y Ferrari junto a los guionistas Jez y John-Henry Butterworth, quienes colaboraron previamente en el guión de «Al filo del mañana» (2014). Chernin Entertainment produce la película con Christian Bale para el rol de Ken Miles y Matt Damon para el de Carroll Shelby. Fox previamente compró los derechos del libro de A.J. Baime «Go Like Hell: Ford, Ferrari, and Their Battle for Speed and Glory at Le Mans», que hace foco en un tema similar. En un momento, el proyecto atrajo el interés de Michael Mann y Joseph Kosinski. Sin embargo, esos derechos luego quedaron en manos de Legendary Entertainment, que planea una adaptación televisiva. La película de Mangold usa un material de origen distinto. En la sinopsis oficial de la trama, los actores ganadores del Premio de la Academia® Matt Damon y Christian Bale protagonizan la extraordinaria historia verdadera del visionario diseñador de autos estadounidense Carroll Shelby (Damon) y el intrépido conductor británico Ken Miles (Bale), quienes lucharon juntos contra la imposición corporativa, las leyes de la física y sus demonios personales, para construir un coche de carreras revolucionario para Ford Motor Company y así enfrentar a los dominantes autos de carrera de Enzo Ferrari en las 24 Horas de Le Mans en Francia en 1966. Filme centrado en un equipo americano de ingenieros y diseñadores de Ford, en plena construcción de un automóvil desde cero. En estas circunstancias, el visionario Carroll Shelby y el conductor británico Ken Miles tendrán que conseguir acabar con el dominio de Ferrari en el Campeonato del Mundo de Le Mans en el año de 1966.
A pesar de la irregularidad en la filmografia de un buen director hollywoodense como James Mangold no ayudaba a dejar de lado las obvias similitudes de este proyecto de Ford v. Ferrari con «Rush» (2013), del cineasta Ron Howard, el filme que enfrentaba a los pilotos Nikki Lauda y James Hunt. En la misma línea de realizador fílmico cómodo para los productores, capaz de películas reivindicables como «Copland» (1997), «El tren de las 3:10» (2007), «En la cuerda floja» (1996), y «Logan» (2017), pero también de resultar intrascendente como con «Inocencia interrumpida» (1999), «Kate & Leopold» (2001), «Identity» (2003) y hasta molesto en «Noche y día» (2015), apoyado por un reparto en busca del premio Oscar y una producción de aire nostálgico, con fondos hechos en efectos CGI y con una fotografía cargada de filtros de atardeceres luminosos, el oficio de Mangold resulta una opción solvente para no inventar nada mientras hacen muy bien su trabajo, con las expectativas de un cara a cara entre el buenismo de Matt Damon y un Christian Bale recordándonos que es galés. Y, pese a todo, convertida la película en una multiplicidad de enfrentamientos que justifican el literal cara a cara entre escuderías del motor, la cinta, además de ese agradable discurrir de filme de un Hollywood actual que promete más de lo que da, se eleva por encima de la media. En esencia, pese a que Bale se lleva la palma en su duelo al tener el personaje más carismático, el filme es, digamos, más de Damon que de Bale, más confortable que arriesgada, más de poner media sonrisa amable que de adelgazar 40 kilos para el papel. Saldado ese enfrentamiento estiloso-actoral, unido a lo rutinario de la cuitas entre vida familiar como esa parte blandengue con esposa y niño y épica deportiva, y el choque del encanto italiano con la burocracia de Ford; lo mejor de un filme de giro final con más VAR que Foto Finish será ese desafío entre los hombres del motor y los tecnócratas, de cuando los pilotos no eran los hijos de papá sino los mecánicos, manos sucias que construían máquinas. Un duelo de otra época para una producción muy de su tiempo. Mangold tercia con oficio en el choque de estilos Damon-Bale.
Mi 8.5 de calificación bien otorgado para esta película en mi personal crítica de «Contra lo imposible», también conocida como «Ford v Ferrari», la película que une a 2 grandes actores como Matt Damon y Christian Bale en un drama basado en el enfrentamiento de dos leyendas del automovilismo ambas en busca de la supremacía en ese ramo en la historia que nos presenta al visionario del automovilismo Carol Shelby (Damon), al conductor Ken Miles (Bale) y a todo un equipo de ingenieros y diseñadores americanos a quienes ha reunido la empresa Ford para que entre todos logren un auto de carreras que pueda derrotar al dominate Ferrari en el icónico campeonato mundial que se celebrará en LeMans 1966. Bien dirigida, ambientada y realizada por James Mangold en una trama centrada en un excéntrico como decidido equipo norteamericano de ingenieros y diseñadores, liderados por el visionario automovilístico Carroll Shelby (Damon) y su conductor británico Ken Miles (Bale) porque Henry Ford II y Lee Lacocca les dan la misión de construir desde cero un nuevo automóvil con el fin de derrocar el dominio de Ferrari en el Campeonato del Mundo de Le Mans de 1966. Esto ya que es como si en un partido de tu equipo favorito de baloncesto, además de encestar, los jugadores cantasen como los Jackson Five. O como si en una conversación playera entre Chris y Liam Hemsworth, torsos húmedos al sol, de pronto ambos maravillaran por su agudeza e ingenio. Efectivamente, uno no acude a ver un largo cuyo título original es «Ford v Ferrari» por las escenas ‘de hablar’, pero les aseguro que tras su visionado, lo que sus memorias retendrán no serán únicamente las impresionantes, faltaría más coreografías al volante, sino también los abundantes momentos a gran nivel de escritura, interpretaciones y puesta en escena. Aunque ¿acaso algún trabajo de James Mangold, ese fiable director todoterreno, no había mostrado hasta ahora un acabado sólido como el acero? Esta es una Buddy movie con más tono emocional de lo que parece a simple vista y cierto perspicaz comentario respecto a la cultura corporativa a ambos lados del océano, como la competencia en Le Mans ’66 vence como espectáculo febril y convence como un drama de personajes. Musculosa en la forma y fina en sus intenciones dramáticas en su fondo, es más que una película de carreras, constituyendo, a la vez, la mejor compilación de escenas de carreras imaginable. Lo mejor fue ver su apabullante factura técnica pero lo peor que a Enzo Ferrari le toque el papel de villano de la función. Cinta muy apta para los cinefilos nostálgicos de las grandes reconstrucciones de las historias reales en el mundo del automovilismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here