ES LA FORMA, NO EL FONDO

192

Por: Lic. Juan Uriza Lara

Cuando el Doctor Jorge Carpizo Mcgregor, fue designado por el Licenciado Carlos Salinas de Gortari, como Procurador General de la República, no había pasado una semana, y ordenó la baja y cambió muchos elementos integrantes de la institución.

No era ningún ignorante, sobre cuáles eran los males que aquejaban a la procuraduría. Mayormente cuando procedía como titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos; en donde precisamente, tuvo conocimiento de infinidad de quejas, contra agentes de aquella. Incluso otro tanto de recomendaciones de la Comisión sin cumplir.

A pesar de lo que se haya dicho del Doctor, era un hombre de mano dura, pero que actuaba con la ley.

Menciono lo anterior, pues desde que el actual titular de la ahora Fiscalía General de la República, asumió el cargo; no ha tenido una actuación como aquél. Y, ahora por lo recién acontecido de la propuesta de reforma penal; creo que se ha dedicado al estudio de reformas legales, dejando a un lado su responsabilidad.

No se ha entendido, que no son las Instituciones ni las leyes, las que han fallado, sino que son las personas que las integran.

El caso Genaro García Luna, es una prueba contundente de ello. Porque a pesar de tanto que se conocía sobre su liga con la delincuencia organizada; como así se denotaba, cuando atacaba a unos y no combatía a otros.

Pensé que el arribo del nuevo fiscal, traería una acción inmediata contra García Luna, por que fue este quien influyó para que renunciara aquel y Genaro quedara sólo manipulando tareas de seguridad en el país. La verdad, estaba hasta encima de los titulares de ejército y marina.

No dudo de la capacidad jurídica del Dr. Gertz Manero (aunque así no pareciera de las propuestas de reforma). Porque estoy seguro que cumple un encargo en la revisión del sistema procesal penal. Pero estimo que no es lo ideal, para reducir o terminar con la inseguridad o la falta de justicia.

Por favor, entiendan señores del gobierno; que el problema principal no está en las leyes, sino en algunas de las personas que integran las instituciones de seguridad; procuración y administración de justicia. Y, que por su falta de compromiso; conocimiento; convicción y deslealtad en lo que hacen; han generado un caos en el país.

Aquello señores, es lo que hace parecer que en nuestro país, no hay justicia.

Ojalá que se reaccione y se abandone el error, de considerar que promulgando leyes; reformando las existentes e improvisando acciones, van a lograr el México justo que todos deseamos.

Espero que su intención de reformas, sea buscando algo mejor para la sociedad, (aunque de inicio no parezca), pues que grave sería, que en el ánimo de comerciar con la ley, existan otras personas, aparte de los legisladores, pugnando porque se reforme nuestro sistema penal.

Somos Abogados Liberales Independientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here